Compartir

Una pareja de Nueva York se casó en plena calle mientras un juez matrimonial celebraba la ceremonia asomado a la ventana de un cuarto piso por temor al contagio por COVID-19.

Reilly Jennings y Amanda Wheeler tenían planeado casarse el próximo mes de octubre. Sin embargo, por miedo a que la situación en el mundo empeorara debido a la pandemia, decidieron adelantar la ceremonia, y el jueves pasado consiguieron un permiso matrimonial para casarse al día siguiente.

A continuación, el alcalde de la ciudad estadounidense, Bill de Blasio, decretó el cierre de la mayoría de organismos y comercios como medida para impedir el contagio masivo por coronavirus, con lo que los planes de la pareja se frustraron de un día para otro.

Lejos de amilanarse, los enamorados contactaron con Matt Wilson, un viajo amigo que contaba con una licencia para celebrar bodas de manera oficial. La pareja acudió a su domicilio en el Barrio de Washington Heights, en Manhattan, y contrajeron matrimonio en pena calle.

Dede su ventana y sin salir de su apartamento, Wilson gritó a la pareja que ya estaba casada tras oficiar un sencillo servicio.

”Fue el momento más neoyorquino de la historia”, aseguró Jennings a la ‘CNN’.