Compartir

Una mujer de origen chino ha permanecido 15 días en prisión por la brutal paliza que le propinó a otra mujer que se coló para pagar en una tienda de té de Qingyuan, China.

En las imágenes grabadas por la cámara de seguridad del comercio se puede apreciar cómo la agresora espera frente a la caja registradora cuando otra mujer se salta su turno y se dispone a pagar sus consumiciones.

Sin mediar palabra, le asesta un bofetón que da con los huesos de la víctima en el suelo, para posteriormente pegarle una fuerte patada en la cara y golpearle con un objeto que encuentra en el mostrador.

Cuando la agredida logra levantarse, comienza una tunda de golpes que acaba de nuevo con la víctima en el suelo.

Ninguno de los presentes hizo nada para parar la pelea.