Compartir

Se llama Hattie, se apellida Retroage, está divorciada desde 1984, y tiene dos hijos y dos nietos. Hasta aquí todo normal.

Lo realmente extraño es que a sus 83 años haya decidido meterse en la búsqueda de una pareja mucho más joven, y que lo esté buscando a través de Tinder, la plataforma de ligoteo.

“El objetivo de mi vida es cambiar la visión horrible y decrépita del envejecimiento, y convertirla en algo emocionante”, ha asegurado en una entrevista en Barcroft TV.

Hattie ha recibido más de 50 citas, y se muestra ilusionada con encontrar una persona buena que le acompañe el resto de sus días. La sexualidad, según afirma, no es un problema ya que sigue siendo muy activa a pesar de sus 83 años.

“Hago el amor con muchos hombres, lo hago muy bien, pero ninguno me dijo: ‘Te quiero para mi vida’. Eso es buenísimo… solo quiero aventura y pasión”, comenta.

Cuando algún pretendiente se fija en ella, el procedimiento que sigue es sencillo.

“Les digo de antemano que tengo que reunirme con ellos para ver si hay química. Entonces salimos a tomar un trago, y si la química es correcta, vamos a mi departamento. Si no, cada uno se va por su lado”, explica.