Compartir

Sigue los siguientes trucos y descubrirás cómo ciertos alimentos y otros artículos que tenemos en casa duran más tiempo en perfecto estado.

Velas, pintauñas, lechuga, queso, cereales… Cada uno tiene su truco.

1Congelar las velas

Mientras que en algunas casas las velas tienen una función meramente decorativo, hay otros hogares en las que cumplen un objetivo funcional: alumbrar esos lugares donde la luz es un tanto caprichoso y no llega como queríamos. Una forma casera y natural de alargar la vida útil de las velas es meterlas al frigorífico durante 24 horas antes de usarlas, se consumirán mucho más lentamente y podrás seguir dándolas uso.

No sólo eso, sino que también conseguirán que goteen menos, es decir, que la cera caiga y el aspecto de esta sea mucho peor.Si deseas prolongar más aún la vida de tus velas, existe otro consejo útil que evita el propio goteo, uno de los mayores indicadores de que una vela está empezando a terminar su vida útil. Por ello, prepara en un recipiente una mezcla de agua y sal y mete la propia vela durante, al menos, dos horas. Esa mezcla proporcionará mayor fortaleza a la hora de que comience a arder y que su resistencia sea aun mayor para que no se deforme.

Si aun así, no te convence ninguna de estas técnicas, puedes alternarlas y meterlas en el congelador unas horas más antes de utilizarlas.

Atrás