lunes, 21 septiembre 2020 5:40

Pau Luque gana el 48º Anagrama de ensayo por ‘Las cosas como son y otras fantasías’

El ensayista e investigador en filosofía barcelonés Pau Luque ha sido el ganador del 48 Premio Anagrama de Ensayo por ‘Las cosas como son y otras fantasías’.

En una rueda de prensa con el autor este martes, se ha hecho público el fallo que ya votó en mayo, pero que se decidió no desvelar hasta septiembre por la emergencia del coronavirus y para que coincidiera con la publicación del libro el próximo día 23.

Se trata de un libro que reflexiona sobre las interacción entre el arte y la moral, y una reivindicación de la “imaginación literaria” como valor explorativo para un juicio moral más fecundo.

El premio, dotado con 8.000 euros, contó con 166 originales -de 16 países- y los ocho finalistas fueron analizados por el jurado formado por Jordi Gracia, Chus Martínez, Joan Riambau, Daniel Rico y Silvia Sesé.

LA MORAL ÚTIL

Luque ha explicado que se interesó por cómo se construía y significaba que hubieran “novelas con interés moral” y la utilidad que tiene en el día a día de las personas y sus decisiones.

Para él, “el arte debería ser moralista pero explorar las virtudes morales imperfectas, aquellas que, según Luque, son la lealtad, nobleza, compasión y la imaginación, que se contraponen a abstractas y difíciles de captar como el bien y la justicia”.

“A través de las virtudes morales imperfectas y particularmente con la imaginación, podemos saber más acerca de nuestras vidas morales”, ha afirmado, comparándolo con las obras con una concepción moral mucho más simple que, a su entender, llevan a un callejón sin salida.

En el libro también se reflexiona sobre la obra de Nick Cave, sobre ‘Lolita’ de Vladimir Nabokov y sobre Iris Murdoch para hacer una lectura en clave imaginativa que vaya más allá de “la absolución y la condena”.

Tres autores que “aluden a las virtudes morales imperfectas” y que le han permitido ilustrar esta idea de arte moralista imperfeccionista porque no dividen la realidad entre el bien y el mal y ensanchan el universo moral.

“No hay moral sin desorden moral”, ha ejemplificado Luque, y ha puesto en valor el ejercicio de imaginar la maldad y personajes siniestros en las novelas.

Luque, que del 2014 hasta este año ha enseñado filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), también colabora con medios como ‘El País’ y ‘CTXT’ y desde hace unos meses reside en Viena (Austria).