miércoles, 30 septiembre 2020 6:17

Ayuso defiende que “la educación no se pare” con un plan estratégico ante posibles brotes escolares

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado este martes que la intención del Gobierno regional es que “la educación no se pare” aunque haya brotes escolares, por lo que el plan estratégico para el curso es que “en caso de que haya un brote, se haga una estrategia sobre ese y lo demás continúe”.

“El plan que tenemos desde la Comunidad de Madrid es que la educación no se pare. Cada familia y cada niño lleva un itinerario, va a un tipo de colegio diferente, y por tanto, como hay muchas familias distintas, muchos colegios diferentes, lo que queremos es que, en caso de que haya un brote, se haga una estrategia sobre ese y lo demás continúe”, ha manifestado.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha detallado que se ha realizado una clasificación de casos que contempla caso probable, sospechoso y confirmado, y ha destacado el papel “fundamental” de la figura del coordinador Covid de cada centro, que reportará las incidencias que se produzcan en su centro –casos sospechosos, probables o confirmados–.

Los coordinadores Covid recibirán una formación ‘online’ coordinada entre la Consejería de Educación y Juventud y la Dirección General de Salud Pública para desarrollar su labor con las máximas garantías.

Ruiz Escudero ha dicho que con la “compartimentación de cada una de las aulas” se podrán tomar decisiones “no solo desde el punto de vista cuantitativo sino también desde el punto de vista cualitativo”.

Entre los aspectos a contemplar, ha señalado que el alumno que resulte caso positivo tenga hermanos en otras aulas del centro, y ha señalado que con la comunicación con el coordinador Covid, “Salud Pública va a ir tomando decisiones en el sentido de tratar que la vida del colegio sea lo menos restrictiva posible, aunque se detecte un caso”. “Este es el objetivo”, ha apostillado.

MASCARILLA A PARTIR DE 6 AÑOS

Entre las medidas de prevención, a la vista de la situación epidemiológica actual, los alumnos a partir de 6 años deberán llevar la mascarilla puesta en el centro educativo, incluido en las clases, pero cuando la pandemia evolucione de una manera favorable, este límite de edad se elevará a los mayores de 11 años.

Además, se facilitarán termómetros rápidos a todos los centros educativos para que puedan tomar la temperatura de sus alumnos. En el caso de que alguno de ellos presentara fiebre, se le aplicaría el protocolo Covid. También se utilizarían estos termómetros con los padres que lleven a sus hijos al interior del centro en la etapa de 0-3 años.

Se recomienda, en la medida de lo posible, evitar que los abuelos acompañen a los alumnos a sus centros, y los padres de los alumnos de Educación Espacial podrán decidir si los llevan o no.

La Comunidad de Madrid va a extremar también los procesos de limpieza en los centros educativos, y en caso de que hubiese algún caso positivo en ellos, se llevará a cabo una desinfección en profundidad. Asimismo, se suministrarán 650.000 litros de gel hidroalcohólico y 9.500.000 mascarillas entre los alumnos y profesores, para lo que, durante el primer trimestre de curso, hasta el mes de enero, se destinarán 25,9 millones de euros.

Además, el Gobierno regional va a establecer subvenciones en favor de los ayuntamientos para la mejora de la limpieza de los centros de Educación Infantil y Primaria y de Educación Especial que son de su competencia.

CÁMARAS PARA SEGUIR LAS CLASES DESDE CASA

El Gobierno regional ha previsto la instalación de 6.100 cámaras de grabación para las clases de Secundaria, FP y Bachillerato. También habrá cámaras para emitir las clases de Primaria en el caso de aquellos alumnos que estén contagiados o en cuarentena por Covid en sus domicilios.

Ayuso ha precisado que este aspecto debe ser “consensuado con el profesor”, y que “serán los docentes quienes decidan si quieren dar el paso o no”, y “si no, ellos establecerán el sistema para que ese niño no pierda clase”.

Por otra parte, se adquirirán 70.000 dispositivos electrónicos para docentes, centros educativos y alumnos, especialmente para aquellos que tienen más necesidades. Asimismo, se ha mejorado la estructura de la plataforma Educamadrid, especialmente en lo relacionado con las aulas virtuales y la posibilidad de realizar los exámenes orales a distancia. En total, los recursos previstos para tecnología y digitalización de las aulas alcanzan una inversión de 85 millones de euros.

FORMACIÓN DEL PROFESORADO Y AYUDAS A FAMILIAS

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha incluido en la estrategia para el inicio de curso actividades formativas del profesorado relacionadas con la sanidad o la digitalización, que alcanzarían a 61.000 maestros y profesores. Igualmente, la formación ‘online’ en materia de sanidad y del uso de nuevas tecnologías podría llegar hasta 400.000 familias.

Al inicio de curso, y especialmente en el primer día lectivo, se propondrá a los centros educativos que impartan al alumnado enseñanzas sobre higiene y prevención del Covid, facilitando videos adecuados para esa labor.

También se contemplan ayudas a los alumnos, a sus familias en materia de libros de texto, material didáctico, licencias digitales, material sanitario, refuerzo de rutas, entre otros, por un importe de 13 millones de euros, para lo que se estima alcanzar con ellas a más de 100.000 beneficiarios.

La Comunidad de Madrid también ha ideado un Plan de Refuerzo para subsanar los efectos negativos en la formación pedagógica que hayan podido sufrir los alumnos por el confinamiento.

Para ello se realizará una evaluación diagnóstica para saber los recursos digitales de los que han dispuesto y disponen, el contacto que han tenido los alumnos y sus familias desde sus hogares con los centros y los profesores durante el confinamiento, así como los contenidos sobre los aprendizajes adquiridos.