Quantcast

Los mejores gags que nos dejó “VIP Noche” en Telecinco y que te encantaría que volviera

-

Tan sólo llevaba dos días emitiendo su señal cuando Telecinco decidió probar suerte con una de sus grandes apuestas, ‘VIP Noche’. El pistoletazo de salida el día 3 de marzo de 1990 sólo marcó el comienzo de un programa que revolucionaría la parrilla de la cadena y se convertiría en el primer gran éxito del canal. Un formato que aunque no se extendió mucho tiempo en el canal sí que consiguió una gran repercusión entre la audiencia, por lo que multitud de versiones diferentes empezaron a plagar el día a día del canal.

José Luis Moreno se convirtió en el primer presentador del programa, mientras que Belén Rueda ejercía de azafata. El formato (que tomaba como precedente televisivo al concurso norteamericano ‘Hollywood Squares’, emitido por la cadena NBC entre 1965 y 1982) era sencillo, y se trataba de adaptar a la pequeña pantalla uno de los juegos más extendidos de la historia de la humanidad, el tres en raya. Con una salvedad, para que el concursante pudiera colocar su ficha en una de las casillas, debía responder correctamente una pregunta formulada por un rostro famoso. Fueron presentadores de este espacio grandes nombres como Emilio Aragón, Guillermo Fesser o Pepe Viyuela. Ahora repasamos algunos de los momentos más divertidos que nos regaló este mítico programa.

1
Cacao Maravigliao

Una de las curiosidades del programa que aún se mantiene en el recuerdo y forma parte de la cultura popular es el caso de sus cuatro bailarinas brasileñas, las Cacao Maravillao. Las cuatro jóvenes bailaban cada día una coreografía con la canción del compositor italiano Enzo Arbore llamada “Cacao Maravigliao”. Teóricamente, esta representación era debida a que la marca Cacao Maravillao patrocinaba el programa, sin embargo, este patrocinio era imaginario, y la marca, inventada.

Una de ellas era Olga, una joven brasileña que se incorporó al programa junto al resto de sus compañeras bailarinas: Aonia, Linda y Elsbert Sarmy, las cuales a partir de este tomaron caminos distintos. Olga, en su caso, no pensaba ser una artista. O al menos no de las dimensiones que más tarde cogió. A lo que tras su etapa en el programa la vida le llevó por ese camino. Tanto que pocos años más tarde su canción “The Rythm of the Night”, de finales de 1993, fue mundialmente conocida.

Atrás
Comentarios de Facebook