Quantcast

Cómo hacer una bechamel que quede suave

La bechamel es una de las típicas salsas francesas, se caracteriza por una textura cremosa y, en su mayoría, se utiliza para gratinar alimentos y para hacer rellenos de alimentos. Sin embargo, quizás muchas veces no te haya quedado todo lo suave y sedosa que tú querías ya que es algo complicado pillarle el punto.

El control del tiempo de la cocción, la temperatura a la que has de verter la leche o si debes guardar la salsa una vez hecha son algunos de los trucos que te servirán para realizarla de manera perfecta y que quede suave.

Ten cuidado con las cantidades

Cómo hacer una bechamel que quede suave

La bechamel es una salsa que se consigue cociendo harina con mantequilla y después, incorporando leche. Las cantidades de cada uno de los alimentos es muy importante a la hora de que salga bien la receta.

Para conseguir un litro de salsa, es necesario un litro de leche, 45 gramos de harina de trigo, 55 gramos de mantequilla y 10 gramos de sal. Si te pasas o te quedas corto, influirá en cómo te quedará de espesa la salsa y aumentará las posibilidades de que haya grumos.

Comentarios de Facebook