Quantcast

Cómo hacer la bechamel de las croquetas y que salga suave

-

El secreto de unas buenas croquetas, una rica lasaña o unos suaves canelones es la bechamel. Se puede usar para infinidad de platos, pero pocos son los que saben hacerla sin grumos y en su punto de textura. Es un componente que para todo tipo de platos italianos viene perfecto, ya que queda genial al gratinar. Los engrandece y les da un punto que encantará a todo el mundo.

Nosotros te vamos a enseñar a hacer una bechamel ideal para hacer las mejores croquetas del mundo. Una bechamel suave, bien cocinada que le vaya ideal a tus macarrones. Para eso vas a necesitar leche y harina, que son los ingredientes básicos para realizar una buena salsa. En las cantidades es donde está el secreto. Si queremos darle más o menos suavidad a nuestra bechamel, añadiremos más o menos harina, pero nunca sin pasarnos. La harina es la que se encarga de la fluidez del líquido.

1
Ingredientes de una bechamel

Para poder hacer una bechamel suavita y sin grumos para nuestras croquetas, vamos a necesitar leche y harina como ya dijimos. En total vamos a poner 1 litro de leche y 60 gramos de harina. Esto tiene que estar medido al milímetro porque si nos pasamos, arruinaremos la salsa.

Además, vamos a necesitar 70 gramos de mantequilla o cuatro cucharadas de aceite para la sartén. Para darle gusto a la salsa utilizaremos sal y pimienta negra molida. Y si queremos, de manera opcional, podemos usar nuez moscada. La nuez moscada no le gusta a todo el mundo, pero le da un toque diferente y rico a tus croquetas. Con estos ingredientes vamos a tener suficiente para una buena bandeja de croquetas.

Atrás
Comentarios de Facebook