sábado, 26 septiembre 2020 17:16

La vuelta del casco urbano de Lorca supone la restricción de la movilidad

Los residentes en el casco urbano podrán hacer uso de las instalaciones dentro de este núcleo pero no de los de pedanías

El concejal de Sanidad del Ayuntamiento de Lorca, José Ángel Ponce, ha informado este martes de las medidas que entran en vigor con motivo del paso a la fase 1 flexibilizada del casco urbano de la ciudad, ante el incremento de casos positivos por Covid-19 que se han registrado en los últimos días en el municipio y que restringe totalmente la entrada o salida del casco urbano de Lorca salvo excepciones justificadas.

Estas excepciones son por motivos laborales; sanitarios; asistencia a personas mayores, menores, dependientes, personas con necesidades especiales o en situación de vulnerabilidad; por motivos académicos; de asistencia o realización de actuaciones urgentes o requeridas ante las administraciones públicas, órganos judiciales o notariales o por causa de fuerza mayor, “todo ello adecuadamente justificado”, ha especificado el concejal.

Ponce ha concretado que “la delimitación del perímetro del casco urbano de Lorca es, por la parte norte la carretera de Caravaca RM-11 en su intersección con la Autovía A-7, barrio Corazón de María; por el noroeste el cruce de la antigua Carretera Nacional N-340 en su intersección con el tramo I de la Ronda Central en el barrio de Apolonia; por el Este el Canal de Tiata y Carretera D-7 en diputación de la Pulgara”.

“Por el oeste la delimitación es la Autovía A-7 y el Castillo; por el sur la Carretera RM-11 hacia Águilas en su intersección con la línea del Ferrocarril en el barrio de San Antonio, diputación de Tiata y Campillo”, ha delimitado.

No obstante, la circulación por carreteras y viales que transcurran o atraviesen el casco urbano de Lorca estará permitida siempre que el origen y el destino sea fuera de esta zona afectada por las restricción.

Por otro lado, se permite la circulación de personas residentes dentro del núcleo urbano afectado, si bien se desaconseja, sobre todo a personas en situación de especial vulnerabilidad frente al Covid.

CONSUMO SÓLO TERRAZAS

De igual forma, el edil de Lorca ha especificado que, en cuanto a la hostelería, no se podrá hacer uso del interior de los establecimientos y se mantiene el 75 por ciento de la capacidad de las terrazas mientras que la actividad de los locales de juego y apuestas queda suspendida, y para los comercios y el resto de establecimientos, locales o instalaciones el aforo máximo permitido será del 50 por ciento.

En relación a las instalaciones deportivas, los residentes en el casco urbano podrán hacer uso de las instalaciones que se encuentren dentro de este núcleo pero no de los que se encuentren en pedanías, lo mismo que ocurrirá con los habitantes de pedanías que no podrán hacer uso de las instalaciones deportivas que se encuentren dentro del casco urbano.

“Lo que sí queda permitido es la práctica de ciclismo, correr o caminar, de manera individual o con convivientes, fuera del núcleo urbano”, ha aclarado.