Quantcast

La tasa de incidencia de Ourense triplica la del conjunto de Galicia y sigue en aumento

Las autoridades sanitarias han justificado el endurecimiento de las restricciones en la ciudad de Ourense anunciado este viernes en la clara evolución negativa de la situación epidemiológica en el municipio. El informe de la Dirección Xeral de Saúde Pública ha advertido de las circunstancias específicas que se dan en este punto, con caso diarios que siguen apareciendo de manera continua, hecho que no sucede en otros ayuntamientos del área.

La tasa de incidencia en la comarca sigue en aumento, especialmente la de casos por 100.000 habitantes a siete días, que “triplica” la del conjunto de la comunidad autónoma. La investigación epidemiológica ha argumentado que esta evolución “se debe especialmente a las reuniones familiares de personas que no conviven de manera habitual y con extensión a las amistades”.

Estos brotes familiares, además, “también provocan la aparición de casos en los colegios”. De hecho los datos facilitados por Educación y Sanidade este viernes revelan que centros del área de Ourense son los más castigados en número de positivos, con más de un cuarto del total de Galicia y con el brote más importante desde el inicio del curso en el CEIP As Mercedes (nueve alumnos en un mismo aula y 12 casos en todo el centro).

“El informe destaca que el brote en el ayuntamiento de Ourense está evolucionando claramente en sentido negativo, ya que la incidencia sigue aumentando y hay un alto número de ingresos y de traslados a unidades de críticos, hecho que se puede ir agravando si no se corta cuanto antes la transmisión”, añaden.

Además, los grupos de mayor edad “están muy afectados”, matizan, lo que puede implicar “un serio riesgo para estas personas” teniendo en cuenta las características de la COVID-19 y el porcentaje que afecta a este tipo de casos.

ENDURECIMIENTO POR REUNIONES FAMILIARES

Hasta el momento las restricciones impuestas en Ourense estaban delimitadas en zonas de la ciudad donde se detectaba una mayor agrupación de los casos y en las que se establecían medidas aún más duras. En concreto, el 19 de septiembre Sanidade decidió endurecer las medidas en el barrio de O Couto -una restricción que se amplió el 23 de septiembre-, donde no se puede consumir en el interior de bares y cafeterías (nivel 3).

En cuanto a las reuniones interpersonales, inicialmente se limitaron a 10 personas, con excepción del barrio de O Couto, donde, desde hace dos semanas, están restringidas a cinco. Esta cifra se trasladó a toda la ciudad el pasado miércoles.

La investigación epidemiológica observó que la distribución de los casos dentro del ayuntamiento sigue sin ser uniforme, y el brote mantiene características de alto riesgo.

Entre ellas, la tasa de incidencia en los últimos 3 días, la cual aumentó respecto al informe anterior del día 28 de septiembre; el porcentaje de positividad de pruebas PCR realizadas en la zona del brote, que sitúa este indicador en el nivel de riesgo alto, y el porcentaje de positividad de las pruebas PCR realizadas a los contactos de los casos detectados, que sitúa este indicador en el nivel de riesgo medio.

Por ello este viernes Sanidade ha decidido endurecer las medidas, limitando las reuniones solo a convivientes para todo el territorio del municipio, puesto que “las características epidemiológicas” demuestran que “son brotes familiares, esto es, que se producen en gran parte en reuniones familiares entre personas que no conviven habitualmente”. Por ello, el informe urge a actuar de una manera más estricta, ya que las medidas puestas en marcha hasta ahora no acaban de frenar el aumento de la incidencia.

Comentarios de Facebook