Quantcast

Presentado el estudio para reducir el riesgo en los municipios por las crecidas del tramo medio del río Ebro

La estrategia Ebro Resilience, mecanismo de coordinación entre administraciones para promover actuaciones que reduzcan el impacto de las inundaciones del tramo medio del río Ebro, Logroño (La Rioja)-La Zaida (Zaragoza), ha presentado a los ayuntamientos afectados el primer estudio en detalle de tramo que analiza la situación y las posibles medidas combinadas en el Tramo 8: Ebro en Cabañas de Ebro.

El Gobierno de Aragón y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, coordinados en esta estrategia, han realizado esta presentación a los consistorios interesados –Cabañas de Ebro, Alagón y Torres de Berrellén– y a la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias, en el seno de la Comisión de Municipios Afectados por el Ebro.

Se responde así al compromiso adquirido con estas localidades, en reuniones previas de divulgación de la Estrategia, de darles a conocer los contenidos de los estudios, según ha informado el Ejecutivo autonómico en rueda de prensa.

IMPLICACIÓN ADMINISTRACIONES

La estrategia, además de en la coordinación, se basa en la promoción de medidas que cuenten con el aval técnico de los estudios y sean fruto del mayor consenso, fomentando la implicación de administraciones locales, afectados y sociedad en general en cada zona. Por ello, este estudio, y los del resto de tramos, se presentarán a los interesados en sesiones en formato presencial y online y que se celebrarán de forma próxima en este primer caso. Además, toda la información del estudio estará disponible durante este proceso en la página web ‘www.ebroresilience.com’.

En la presentación de este jueves, celebrada en el Centro ‘Joaquín Roncal’ de Zaragoza, han participado la directora del Instituto Aragonés del Agua, Dolores Fornals; el secretario técnico del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón; José Luís Castellano, y el comisario de Aguas de la Confederación, Carlos Arrazola, junto con personal técnico de ambas Administraciones.

TRAMO 8 EBRO EN CABAÑAS

El planteamiento de la Estrategia Ebro Resilience para todos los tramos es la protección de las zonas urbanas para avenidas con periodo de retorno de 25 años y para zonas no urbanas, conseguir la reducción de afecciones para avenidas hasta un periodo de retorno de diez años.

La modelización hidráulica realizada para el estudio del Tramo 8 ha mostrado que la población de Cabañas de Ebro es, en la actualidad, vulnerable para avenidas de 25 años de periodo de retorno. Además, en los trabajos previos realizados para el estudio se ha detectado que el efecto erosivo del río junto a las defensas de la localidad es mayor del esperado. Una situación similar ocurre en el meandro situado aguas abajo de la población, donde existe una erosión activa que puede llegar a afectar a la carretera que une Alagón con Cabañas.

Para cumplir los objetivos de esta estrategia se han estudiado varias alternativas de actuación. La alternativa más eficiente pasa por recrecer el camino de Alcalá a Cabañas, impidiendo el desbordamiento por margen derecha que llegaría al casco urbano de Cabañas de Ebro, y reducir la velocidad y el caudal de paso junto a las defensas del pueblo, ampliando la llanura de inundación mediante la retirada parcial de la mota en el meandro frente a la población y construyendo un cauce de alivio en el cuello del meandro.

En el caso de la carretera, se han planteado idénticas soluciones al ser el problema similar, con la retirada de los restos de defensas presentes en el meandro y la creación de otro cauce de alivio en la zona hidráulicamente más eficiente. Estas alternativas se presentarán a los interesados en los procesos de participación de la Estrategia Ebro Resilience.

EBRO RESILIENCE

La estrategia, en la que participan el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la CHE y las Comunidades Autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón es la respuesta a la Directiva Europea de Inundaciones en esta zona de la cuenca y concreta el plan de medidas para el tramo medio del Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Demarcación.

Para ello, los técnicos de todas estas administraciones participan en cinco grupos de trabajo: Prevención y Preparación; Conservación y Protección; Valores Ambientales; Financiación y Terrenos; y Participación y Divulgación.

Las claves de Ebro Resilience son la coordinación y los nuevos enfoques para reducir el efecto negativo de los episodios de inundación, apostando por medidas combinadas que mejoren la capacidad de recuperación del territorio. Las inundaciones son fenómenos naturales e inevitables y se parte de la consideración de que no existe una única medida efectiva y de la necesidad de aplicar acciones compatibles con un desarrollo sostenible.

Las medidas suman técnicas novedosas, variadas y complementarias que pretenden la protección de núcleos y la recuperación del espacio del río donde sea posible –retranqueo de motas, creación de cauces de alivio, zonas de inundabilidad controlada– y también fomentar los usos compatibles –con la promoción de cultivos boscosos inundorresistentes– y potenciar la autoprotección, con la mejora de la divulgación de adaptación de edificaciones y de explotaciones.

En total son ya 260 kilómetros de río en estudio, divididos en 15 tramos, concluidos ya seis de ellos, y alcanzando las 48.000 hectáreas del área de implantación de Ebro Resilience, centrada en el río Ebro y los tramos bajos de sus afluentes desde Logroño (La Rioja) a La Zaida (Zaragoza).

EXPLOTACIONES AGRARIAS

Además, se está desarrollando una acción pionera para la evaluación del riesgo de inundación en 100 explotaciones agrícolas y ganaderas con las que se realiza un cuestionario de autoevaluación que permite conocer su grado de exposición a la inundación, las medidas más eficientes para prevenir, proteger y preparar la explotación y el coste de su aplicación.

A esto se ha sumado los avances en la ejecución del proyecto de adecuación morfológica y restauración ambiental del río Ebro en el paraje de La Nava, en Alfaro (La Rioja), que supone una inversión de 2,2 millones de euros para la reducción del riesgo de inundación y la recuperación de los sotos ribereños.

Comentarios de Facebook