martes, 29 septiembre 2020 7:04

Organizaciones feministas y sociales exigen destituciones en Etxebide

Varias organizaciones feministas y por los derechos sociales han puesto en marcha una campaña para exigir “responsabilidades y destituciones” en los servicios públicos de vivienda, Etxebide, y de empleo, Lanbide, ambos del Gobierno Vasco, por “negar protección y ayuda a una mujer víctima de violencia machista y con discapacidad del 57% e ignorar las recomendaciones al respecto emitidas por el Ararteko”.

El grupo La Posada de los Abrazos, la Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia, el colectivo Mujeres del Mundo-Babel, la organización Trabajadoras NO Domesticadas, el Centro Asesor de la Mujer Argitan y la plataforma contra la exclusión social Berri-Otxoak se han unido para denunciar el caso y exigir que “Lanbide, Etxebide y el conjunto del Gobierno Vasco defiendan los derechos que asisten a las mujeres víctimas de violencia machista”.

Los colectivos, que se han concentrado este miércoles ante la sede del Gobierno Vasco en Bilbao, han denunciado que, “a pesar de las campañas instituciones en contra la violencia machista, a la hora de la verdad los servicios públicos de empleo Lanbide y de vivienda Etxebide no tienen en cuenta la situación de las mujeres maltratadas, a las que, como en el último caso defendido por el Ararteko, se les niega tanto el acceso a la vivienda como a las prestaciones sociales, a pesar del peligro para la integridad de las víctimas”.

La reclamación se produce precisamente después de que la institución del Ararteko haya emitido una resolución en la que reclama al Departamento de Vivienda que “rectifique” la decisión del delegado en Bizkaia de “negar a la víctima de violencia machista la inscripción en el registro de Etxebide de solicitantes de vivienda protegida”. Esta actuación de Etxebide ha supuesto, además, que Lanbide reclame a la mujer 3.800 euros, han indicado los colectivos.

“Los hechos revelados por el Ararteko son de una gravedad tan grande que ya no basta con rectificar, sino que el Gobierno Vasco debe demostrar con hechos que se toma en serio la protección y lucha frente al machismo, y para ello tiene que cortar cabezas políticamente e imponer sanciones por sendas actuaciones que son, además de injustas, humillantes y vejatorias, revictimizan vergonzosa y desvergonzamente a una mujer protegida por la justicia porque ha sufrido violencia de género”, han advertido.

Las entidades sociales han pedido también a las fuerzas políticas que “exijan en el Parlamento Vasco explicaciones y responsabilidades por este hecho”.

Las asociaciones han advertido del inicio de movilizaciones “hasta conseguir que se rectifique y se impongan sanciones ejemplificadoras por estos hechos”, y han instado al lehendakari, Iñigo Urkullu, a que dé “un paso adelante y demuestre que no hay impunidad en las actuaciones violentas contra las mujeres, que no sólo se producen por parte de las parejas machistas sino que, como en esta ocasión, también se producen por parte de una Administración pública que ni entiende ni quiere entender situaciones que son dramáticas y que ponen en riesgo la vida de las personas“.