Quantcast

Hostelería cerrará en las ciudades gallegas y otros 53 municipios

La hostelería cerrará, en principio durante un mes, en las siete grandes ciudades gallegas y en otros 53 municipios, que tendrán limitada la movilidad. Según ha defendido el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, estos 60 ayuntamientos registran los peores datos epidemiológicos de la pandemia en la Comunidad y en ellos se aplicarán nuevas restricciones encaminadas a preservar solo actividades esenciales.

Las nuevas medidas entrarán en vigor a las 15,00 horas de este viernes y Feijóo ha comparecido para informar “con transparencia” a los gallegos tras la reunión de este miércoles del comité clínico. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha estado presente en la comparecencia del jefe del Ejecutivo autonómico, quien ha reivindicado que Galicia se anticipa con estas medidas con el triple objetivo de rebajar presión asistencial, evitar un confinamiento domiciliario y salvar la campaña de Navidad.

Bajo la previsión de que las nuevas limitaciones estén vigentes un mes, “siempre con la evaluación constante del comité” y la posibilidad de que si algún municipio registra una mejor situación pueda verse libre de las mismas, Feijóo ha explicado que las nuevas restricciones se pondrán en marcha en las ciudades y en los perímetros que las conforman como zonas de influencia, así como en ayuntamientos puntuales con una tendencia al alza significativa en la tasa acumulada y en el número de casos positivos de covid-19 en los últimos 7 y 14 días.

De este modo, las ciudades y zonas que tendrán mayor restricciones serán: A Coruña, junto con Arteixo, Culleredo, Cambre y Oleiros; el ayuntamiento de Lugo en solitario; Santiago con Ames, Boqueixón, Oroso, O Pino, Teo, Trazo, Val do Dubra y Vedra; Ferrol, con Ares, Fene, Neda, Narón y Mugardos; Ourense, con Amoeiro, Barbadás, Coles, O Pereiro de Aguiar, San Cibrao y Toén; Pontevedra, con Vilaboa, Ponte Caldelas, Poio, Marín, Barro, Campo Lameiro, Cerdedo-Cotobade y Soutomaior; y Vigo con Mos, Nigrán, Gondomar, O Porriño y Redondela.

También tendrán las mismas restricciones los ayuntamientos con tasa acumulada a 14 días superior a 200 casos por 100.000 habitantes, y tendencia ascendente en la notificación de los mismos: Vimianzo, Monforte, Burela, Viveiro, O Carballiño, Verín, Xinzo, Cangas, A Estrada, Lalín, Silleda, Ponteareas, Tui, Cambados, O Grove, Vilanova de Arousa y Vilagarcía de Arousa.

En todas estas zonas se acometerá un cierre perimetral y la movilidad quedará limitada a dentro de la “almendra perimetral” que define el Ejecutivo autonómico. En todo caso, estarán permitidos el 100% de los movimientos para ir a trabajar, a la escuela, a atender cuidados necesarios de menores y mayores, y todos los movimientos sanitarios. Y el comercio funcionará con los mismos criterios del resto de Galicia.

Eso sí, cerrará la hostelería, excepto el servicio a domicilio y para recogida que sí se podrá ofrecer; la práctica deportiva quedará restringida a deporte individual –aunque los gimnasios permanecerán abiertos–; y se reducirá el aforo en establecimientos culturales, que con esas limitaciones podrán seguir funcionando —cines, teatros, auditorios, y otros recintos podrán ocupar el 50% de cada sala, con un límite de 30 personas en interior y 75 en exterior–.

Habrá también restricciones de movilidad, es decir, no se podrá entrar ni salir de estas áreas, excepto por razones laborales y actividades esenciales. El presidente ha subrayado que se ha aplicado “el modelo” de O Carballiño, en cuya zona se logró reducir a la mitad la incidencia del virus en dos semanas.

NUEVAS MEDIDAS PARA TODA GALICIA

Además de las restricciones en estas zonas, el presidente de la Xunta ha avanzado avanzó la implantación de otras medidas que afectarán a toda Galicia, como por ejemplo la limitación de las salidas de usuarios fuera de las residencias, preservando de momento las visitas de los familiares en las condiciones de distancia e higiene correspondientes. Fuentes de Política Social han aclarado a Europa Press que no se podrá efectuar ninguna salida.

Asimismo y en consonancia con las últimas directrices estatales, aumentarán las limitaciones de aforo en grandes superficies comerciales de manera que en las zonas comunes solo podrá ocuparse un tercio del máximo –en los comercios, que seguirán abiertos, continúa el aforo del 50% como hasta ahora–.

“Y en toda Galicia se reduce el aforo en el transporte público no escolar: el transporte urbano contará con uno máximo del 50% de los asientos; y el transporte interurbano con el 50%”, ha avanzado el presidente gallego, antes de subrayar que el transporte escolar queda garantizado, toda vez que los asientos están asignados desde lo principio de curso.

REUNIONES DE NO CONVIVIENTES Y OTROS PASOS

En su intervención, el presidente también ha esgrimido que en los municipios gallegos sobre los que no pesan restricciones perimetrales podrán llegar a seis participantes no convivientes, una persona más que hasta ahora, mientras que en las urbes de la Comunidad y los 53 municipios cerrados se mantiene la norma actual: solo se pueden reunir personas que conviven bajo el mismo techo.

Además, el presidente ha explicado que se está trabajando en un texto para que las fuerzas y cuerpos de seguridad puedan tener claros los criterios en relación a ir a la posibilidad de visitar “a un padre o a una madre que viven solos” sin que esto tenga que ser sometido a “un criterio interpretativo”.

MEDIDAS PARA LA HOSTELERÍA, UNA “VÍCTIMA”

“Estas son las medidas que nos dicta el comité clínico y que vamos a aplicar por el bien común de los gallegos”, ha defendido el presidente gallego, quien ha incidido en que es que toca para intentar “contener y, a ser posible, revertir la evolución de la pandemia”, es seguir redoblando los cuidados, la precaución, la alerta y también seguir insistiendo en las restricciones.

“Toca ampliar las limitaciones por nuestra salud y por la salud de los nuestros. Pero también toca hacerlo por la economía, porque cuanto más se tarde en actuar, más difícil y larga será la contención y más profunda, por tanto, la afectación económica”, ha abundado.

Sobre este último punto, ha anticipado que este jueves, en su reunión ordinaria en el Consello de la Xunta, el Gobierno gallego evaluará nuevas medidas de apoyo al sector de la hostelería y a sus trabajadores, que son “los que más afectados se ven por las limitaciones”.

El presidente del Ejecutivo ha subrayado que son las personas las que transmiten el virus y “no la hostelería”, que ha situado con una “víctima” de la pandemia. Al mismo tiempo, además de subrayar que se incidirá en sancionar incumplimientos, ha apelado a la responsabilidad de todos en los distintos planos. “De nada sirve cerrar el bajo de un restaurante si en el piso de arriba hay una fiesta”, ha argumentado.

Comentarios de Facebook