Compartir

Los granadinos y visitantes de la ciudad podrán conocer uno de los lugares más emblemáticos de Granada, y también más inaccesibles, Un espacio único concebido como fortaleza militar, luego fue un presidio y, finalmente, tras su adquisición por la Alhambra en 1962, un espacio cerrado. Las Torres Bermejas, uno de los enclaves estratégicos y más elevados de la colina de la Sabika, se podrá visitar por primera vez en el mes de junio tras finalizar primera fase de consolidación y conservación.

Así lo han anunciado el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía, Pablo García, y la directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, durante una visita al conjunto fortificado. Las Torres Bermejas constituyen un importante baluarte fortificado para la defensa del sector en que se encuentra, y están enlazadas mediante una muralla con la Alcazaba de la Alhambra.

“Queremos que los ciudadanos descubran un espacio muy conocido, pero al mismo tiempo poco visitado”, ha subrayado García, quien ha definido la actuación de importante porque, como ha recordado, “uno de los empeños del actual Gobierno andaluz es permitir acercar nuestro patrimonio a la ciudadanía, que la Alhambra mire a la ciudad”.

La directora del Patronato de la Alhambra y el Generalife también ha destacado la importancia de recuperar este enclave “tan grabado en la memoria de los granadinos”. La segunda fase permitirá su adecuación definitiva como patrimonio cultural de la ciudad, según informa la Junta de Andalucía en un comunicado.

Visitas guiadas en junio

Las visitas, según Díaz, permitirán dar a conocer las claves que determinan la relación de este enclave defensivo con la Alhambra, así como el entorno paisajístico y las excavaciones realizadas. Además, serán gratuitas y estarán guiadas por el arqueólogo responsable de las excavaciones, Ángel Rodríguez Aguilera. Se organizarán los sábados en dos pases de grupos de quince personas, previa inscripción, que se comunicará en los próximos días en la página web del Patronato.

El objetivo de esta primera intervención, con un presupuesto de 1.255.521,52 euros, es detener la degradación y garantizar la conservación de edificación que ordenó levantar Muhammad I, fundador de la dinastía nazarí.

Durante el proyecto de consolidación y conservación de Torres Bermejas se hallaron restos de la muralla medieval y una torre nazarí de tapial reformada por los Reyes Católicos en 1497. Además, se ha identificado el sistema de conexión con la torre del Homenaje, así como la conexión con la Alcazaba y una serie de dibujos incisos en las paredes de la Torre del Homenaje, donde se han identificado igualmente las fases más antiguas (islámica) hasta las diversas reconstrucciones realizadas.