Compartir

El equipo de nuestra ciudad afrontará el próximo domingo en Los Cármenes un día histórico para el club y para la ciudad. Y es que el equipo rojiblanco tiene ante sí la primera ‘bala’ -de tres posibles- para lograr un nuevo ascenso a Primera División. Una victoria ante el Cádiz le valdría al Granada para hacer realidad un objetivo que en el club rojiblanco se antojaba prácticamente imposible a comienzos de la temporada que está ya muy cerca de concluir.

La victoria en el duelo que el pasado lunes enfrentó al Granada ante el Albacete, en tierras castellano-manchegas, puede ser calificada de épica, ya que los de rojo y blanco horizontal fueron superados en la primera parte por el empuje de los locales, si bien finalmente estos no pudieron o no supieron adelantarse en el marcador. En la segunda mitad, los pupilos de Diego Martínez, con el devenir de los minutos y los cambios ordenados de forma magistral por su entrenador, supieron madurar el juego hasta que lograron conectar varias jugadas y, finalmente, marcar el gol de la victoria, anotado por el colombiano Adrián Ramos.

El Granada CF fue, en los últimos compases del partido, el equipo compacto y vistoso que ha competido durante toda la temporada, teniendo el control del juego a sabiendas de que la victoria le acercaba aún más al ascenso a Primera División. Una de las claves de la victoria en Albacete fueron los cambios introducidos por Diego Martínez en la segunda parte.

El Granada no estaba carburando correctamente, le faltaba especialmente control del juego, pero los cambios que ordenó de forma extraordinaria el entrenador permitieron al conjunto granadino tomar la posesión del balón. En primer lugar, introdujo a Alejandro Pozo en el centro del campo, para justo después dar entrada a Adrián Ramos al verde del Carlos Belmonte. Ambas circunstancias se pueden señalar como muy relevantes toda vez que el ‘cafetero’ puso en ventaja al Granada en el electrónico, de manera definitiva y hasta el pitido final.

Prudencia hasta el final del partido en Los Cármenes

Teniendo en cuenta que la prudencia debe de marcar el calendario que al Granada se le presenta por delante, las cábalas para ese más que hipotético ascenso son muy favorables para los intereses rojiblancos, ya que pasan por sumar tan solo tres puntos de los nueve que restan por disputarse hasta final de temporada.

Así, por ejemplo, el equipo de la ciudad de La Alhambra puede lograrlo con tres empates en los tres encuentros que le quedan hasta final de temporada -Cádiz, Mallorca y Alcorcón- o bien que sus rivales directos por la segunda plaza que otorga el ascenso directo a Primera División, Mallorca y Albacete, ‘pinchen’ en alguno de los partidos que le quedan hasta finalizar el campeonato.

Sin embargo, la vía rápida para conseguir meterse en Primera División pasa por ganar al Cádiz en Los Cármenes este próximo domingo, 26 de mayo, a partir de las siete de la tarde. Un día y una hora que pueden formar parte de la historia del equipo si logra finalmente el ansiado ascenso a la Primera División.

El club rojiblanco tiene ante sí la concatenación de varios días que podrían terminar siendo históricos, con la celebración del ascenso a la mejor liga del mundo en el horizonte. Sin embargo y como quiera que no se debe de cantar victoria antes de tiempo, habrá que esperar al filo de las nueve de la noche del domingo para que la hinchada del Granada pueda celebrar que su equipo vuelve a estar entre los mejores clubes de fútbol del territorio nacional.

La clave: Diego Martínez

Si el gol de Adrián Ramos fue importante, ¿qué podemos decir de Diego Martínez?. El entrenador del Granada CF se ha convertido, partido a partido, en el gran referente del club durante la presente temporada. El técnico gallego, sin hacer mucho ruido y ningún interés por la polémica, siempre ha marcado el rumbo del club desde el comienzo de la Liga y ha sabido gestionar a un grupo de jugadores que, según ha avanzado la temporada, han sabido encontrar un punto de encuentro entre sus características deportivas y las pretensiones del técnico rojiblanco.

De nuevo, el entrenador rojiblanco volvió a acertar en el decisivo duelo contra el Albacete del pasado lunes, y no solo por sus planteamientos tácticos en el terreno de juego. Diego Martínez ha sabido gestionar sin fisuras el plantel de jugadores que pusieron a su disposición hace diez meses y, sin duda, es el gran icono de este equipo.

La sorpresa: Adrián Ramos

El colombiano se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la victoria de la pasada jornada. Su gol, a falta de 15 minutos para el final del partido contra el Albacete, puede ser calificado como uno de los más importantes de la temporada, especialmente por el día elegido por el ariete granadinista para anotar este tanto.

A pesar de su irregularidad desde que llegó al Granada cuando el club militaba en Primera División, el delantero supo aprovechar la oportunidad que dispuso en los compases finales del partido y enchufar un gol que muy posiblemente será recordado como uno de los más importantes de su carrera como futbolista rojiblanco.