Compartir
  • La mejora del saneamiento y de la EDAR entre los seis proyectos más prioritarios del Estado en Galicia.
  • El encuentro mantenido permite establecer una línea directa de diálogo para resolver las tramitaciones y autorizaciones de los distintos proyectos que tiene Ponteareas en marcha.

Ponteareas, 8 de noviembre de 2018.-El Alcalde Xosé Represas y la Teniente de Alcalde, Chus Garrote, se reunieron ayer con el nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, José Antonio Quiroga Díz, para concretar su compromiso económico y establecer la parte que cada uno de ellos asume del investimiento previsto de 4.500.000 euros para la mejora de la EDAR de la Moscadeira y del colector desde Pedra de Auga. Con esto se garantizará la depuración de las aguas.

Retomando las conversaciones ya iniciadas con el anterior presidente de la Confederación Hidrográfica y para dar continuidad a los acuerdos conseguidos, ayer se concretó el compromiso de la Confederación de asumir el 60% de la inversión prevista (2.700.000 euros), quedando un 40%, que será asumido hasta un máximo del 20% por el ayuntamiento, y el restante por la Xunta de Galicia a través de Augas de Galicia.

Represas y Garrote agradecen la buena predisposición de la Confederación Hidrográfica y de Quiroga Díz, permitiendo que hoy el proyecto de saneamiento y ampliación de la depuradora esté entre los seis más prioritarios del Estado en Galicia.

“Fruto de la tenacidad de este gobierno, del trabajo participativo y del buen entendimiento con las distintas administraciones estamos hoy ya en la recta final para comenzar esas tan necesarias obras”.

Alcalde y Teniente de Alcalde destacan la importancia de esta reunión con el nuevo presidente de la Confederación al permitir establecer una línea directa de diálogo para agilizar y avanzar en las tramitaciones y autorizaciones de los diferentes proyectos que tiene Ponteareas y en los que también está implicada la Confederación al vertebrar nuestro ayuntamiento el río Tela.

Al encuentro también asistieron técnicos de las dos administraciones y encima de la mesa se estudiaron los avances de los dos proyectos que están en marcha, deteniéndose en los detalles del futuro tanque de tormentas que retendrá los excesos de caudal y regulará el paso del agua a la depuradora garantizando la depuración de todas las aguas que llegan y evitando que salgan por el aliviadero los días de más caudal.

También hubo tiempo para hablar de los requerimientos de la Xunta sobre el Plan General en cuanto a saneamiento, que quedaría solucionado con este proyecto, y la disposición jurídica de los recursos hídricos necesarios para las previsiones de crecimiento. En la reunión también se trataron diferentes proyectos pendientes de tramitación urgente, autorizaciones por parte de la Confederación y asuntos vinculados a la estrategia Ponteareas, Hábitat Saludable.

Además, también se abordaron cuestiones como la retirada de arbolado en determinadas zonas del río, que ya se está realizando y que se ampliará a nuevos puntos.

La EDAR situada en la Moscadeira dispone de unas instalaciones que desde hace décadas resultan insuficientes para tratar el caudal que recibe, “en su día no fue dimensionada para las necesidades reales de Ponteareas y las parroquias que podían conectarse a la misma. Para superar esta limitación de la capacidad el estudio contempla proponer alternativas y redactar los proyectos para la mejora del saneamiento en el casco urbano y aglomeraciones limítrofes de Ponteareas y de la depuradora”, explica Chus Garrote.

El alcalde también explicó que se realizará un análisis de la situación de la red de saneamiento y de caudales de aguas claras en el núcleo urbano. También fijará su atención en las filtraciones que no deben ir a la actual depuradora y tienen que ser encauzadas al río Tela.

Este estudio permitirá disponer de una completa información de la red de saneamiento urbano, de la que se carece, con planos georeferenciados en los que se indiquen arquetas, trazados, cuotas, pendientes, materiales, conexión entre los diversos elementos, tanto pluviales como fecales o mixtas. El estudio planteará soluciones a corto plazo para la separación de aguas que no deben ir al saneamiento.

La depuradora existente fue construida en el año 1989 y en 2010 se realizó una actuación menor de mejora del pretratamiento, pero ya en ese momento a instalación recibía un caudal muy superior a lo que podía tratar.