Quantcast

Galicia ve una evolución positiva en los contagios pero preocupa la situación en UCI

El comité clínico para la gestión de la pandemia en Galicia observa una evolución positiva en los datos epidemiológicos que presenta la Comunidad gallega, si bien preocupa la situación en las unidades de cuidados intensivos, donde el número de pacientes continúa con su tendencia al alza aunque todavía existe “margen” respecto al pico máximo registrado durante la primera oleada de la pandemia de covid.

Así lo ha manifestado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, en una rueda de prensa ofrecida en la mañana de este miércoles tras la reunión mantenida en la tarde noche del martes por parte del comité clínico, que acordó elevar las restricciones en Sanxenxo (Pontevedra), municipio que se suma a los 68 ayuntamientos gallegos en los que existen prohibiciones especiales para combatir el avance del virus.

De este modo, el comité clínico considera que Galicia presenta una situación “estable” desde el punto de vista epidemiológico con un “ligero descenso” en el número de casos. Con todo, preocupa la presión asistencial con el incremento de un 9,3% de los pacientes que terminan en UCI, que todavía se encuentran a un 42% del pico máximo de ocupación registrado en la primera oleada de la pandemia.

“Optimismo” ante la evolución epidemiológica pero “prudencia” a la hora de analizar la situación en la que se encuentra Galicia. En ello han incidido tanto el conselleiro como los miembros del comité clínico, que ven positiva la tendencia en cuanto a incidencia acumulada y a positividad de pruebas PCR, pero muestran su preocupación por la presión hospitalaria, toda vez que siguen creciendo los pacientes en críticos y hospitalización convencional.

Con todo, los hospitales gallegos todavía cuentan con margen y se espera que la tendencia se corrija a partir de este fin de semana, cuando se cumplirán 15 días desde la entrada en vigor de los cierres perimetrales y la clausura de la hostelería en unos 60 municipios gallegos.

Así las cosas, en estos momentos, con 102 pacientes en UCI, los hospitales están a un 42% del pico máximo registrado durante la primavera, cuando llegaron a estar ingresados en estas unidades 178 pacientes, si bien la ocupación en críticos aumentó un 9% de media en la última semana.

En cuanto a camas de hospitalización convencional, se produjo una caída del 6% en los últimos siete días y, respecto a la primera oleada, están a un 68% del momento de mayor ocupación, en el que se alcanzaron los 946 ingresados.

En palabras del gerente del Servizo Galego de Saúde, Julio Flores, Galicia se encuentra una “situación privilegiada” en comparativa con el resto de comunidades autónomas en cuestión de presión hospitalaria. Así, el 93,6% de los diagnosticados con covid se encuentran en seguimiento domiciliario y el número de llamadas al 061 por asuntos relacionados con la covid “se ha estabilizado”. También presenta “una línea de descenso” el número de casos covid tratados en los servicios de urgencias.

En el análisis por áreas sanitarias, A Coruña, Ferrol, Pontevedra y Vigo son las que peor evolución presentan, mientras que en Lugo, Santiago y Ourense se aprecia un descenso en la presión hospitalaria en virtud, en el caso de la ourensana y la compostelana, por ser zonas en las que se aplicaron medidas restrictivas con anterioridad.

En palabras del conselleiro, son datos “que permiten un cierto margen” pero que “obligan a anticiparse” para cortar la tendencia al alza de los pacientes que llegan a UCI. Por ello, ha apelado a “redoblar esfuerzos” y continuar respetando las medidas restrictivas que, dice, “no están para cumplirlas a medias”.

Todo ello, según García Comesaña, para conseguir que “la curva” de los casos, especialmente en UCI, “empiece a bajar” ahora que se encuentra en una fase de estabilización. “Si no cumplimos las restricciones la curva del virus puede volver a subir”, ha apostillado.

“PRUDENCIA” ANTE LA EVOLUCIÓN

El doctor Pedro Rascado, coordinador de la UCI en el CHUS, también ha puesto el acento en la “prudencia” a la hora de interpretar la evolución de la pandemia en Galicia porque la presión sobre las UCI sigue en aumento.

“Ya sabíamos que las medidas iban a funcionar, pero no se ve un impacto claro en el último eslabón de la cadena”, ha dicho en referencia a las unidades de críticos. El doctor Rascado considera que la “única” vía para evitar que lleguen a UCI es evitar la transmisión fuera de los hospitales, por lo que ha apelado a ser “muy estrictos” con las restricciones, especialmente a la hora de mantener contactos y reuniones en los que “no se respetan” la distancia de seguridad y el uso de mascarilla.

En este sentido, ha asegurado que no se trata únicamente de personas “vulnerables” las que llegan a UCI, sino que también terminan ahí gente joven que se contagió en situaciones “en las que pensaban que no iba a pasar nada”.

Comentarios de Facebook