sábado, 26 septiembre 2020 18:24

Fallecen tres usuarios de las residencias de Vizcaya

Tres usuarios de la red de residencias de Vizcaya con COVID-19 han fallecido en las últimas 48 horas y un total de 205 residentes están actualmente afectados por coronavirus, de los que 17 están hospitalizados, según los datos aportados por la Diputación vizcaína.

En función de los datos trasladado al Servicio de Inspección y Control del Departamento de Acción Social al cierre de la jornada de este pasado viernes 4 de septiembre, la red de 155 residencias autorizadas para personas mayores en el Territorio Histórico de Bizkaia (con 10.748 plazas) tiene a 127 personas en los centros residenciales con positivo y 17 están ingresadas en centros hospitalarios.

Actualmente hay nueve centros con personas residentes afectadas, los de Truiuondo-Zamudio (11), IMQ Igurco Zorrozgoiti-Bilbao (16), Elorduy-Barrika (30), Ballesol-Bilbao (8), Centro Asistencial Elorrio-IFAS (19), Albiz Santiago Llanos-Sestao (15), DomusVI Miraflores-Bilbao (8), San José Etxe Alai-Mungia (19) y Avellaneda-Sopuerta (1).

Adicionalmente, la unidad especializada de carácter sociosanitario de Birjinetxe para atender casos de infección por coronavirus acoge a 91 personas. De ellas, 61 son personas usuarias de la red de centros residenciales y 30 personas en situación de fragilidad que están realizando la cuarentena tras su ingreso hospitalario.

En las últimas horas –el último recuento se dio a conocer en función de los datos del 2 de septiembre– han fallecido tres personas usuarias de residencias con COVID-19, lo que eleva a 24 el número de residentes que han perdido la vida desde que se iniciara la segunda ola de la pandemia.

Por otro lado, la cifra de personas usuarias en residencia curadas y que ya han dado negativo en las pruebas de COVID-19 se eleva actualmente a 1.669.

Entre los trabajadores de la red de residencias de Bizkaia, hay, al cierre de este pasado viernes, 92 profesionales afectados por COVID-19 con positivo confirmado. Otros 77 se encuentran en aislamento, aunque sin confirmación de contagio.