Compartir

La segunda edición de la Semana de la Moda de La Palma tendrá lugar en el Museo Insular del 22 al 27 de abril, contando entre sus invitados con firmas de ámbito internacional como Ágatha Ruiz de la Prada o Pablo Erroz.

 

La diseñadora palmera Paloma Suárez, adscrita al colectivo Isla Bonita Moda, ha sido la encargada de diseñar el cartel oficial de la nueva edición de la Semana de la Moda de La Palma.

La creativa, que lleva años afincada en Madrid, tomó como eje de su inspiración la isla de La Palma, queriendo plasmar el dinamismo, la actividad y la globalización que implica la palabra “moda” enmarcándolo en la dulzura y técnica que hacen única a La Palma.

“Paloma Suárez ha llevado el nombre de La Palma alrededor del mundo a través de sus colecciones llenas de color y de vanguardia. Además, ha sido una de las primeras diseñadoras en emplear técnicas tradicionales de artesanía aplicadas a sus colecciones comerciales configurándose como un ejemplo dentro del sector creativo y textil de Canarias” asegura Jordi Pérez, Consejero de Promoción Económica de La Palma

La diseñadora, que forma parte del colectivo Isla Bonita Moda desde el pasado año, ha logrado cosechar un amplio almarés de éxitos, habiendo sido premiada en TalentosDesign´13, nombrada Jovencísimo Talento en la Comunidad de Madrid 2014, aspirante a ganadora en MFShow LAB by Pandora en 2015 y candidata a Joven Canario 2015, donde se premia la trayectoria y actividad social de célebres jóvenes canarios, nombrada Dedal de Oro y obteniendo la Medalla Europea al Mérico en el Trabajo.

Estoy muy entusiasmada con poder presentar mi nueva colección en La Palma, en un lugar único y en el que se respira magia. Actualmente estamos trabajando en la realización de múltiples acciones con Isla Bonita Moda, pero las iremos dando a conocer a lo largo de este mes”señaló la diseñadora.

La agenda del evento contará con acciones específicas de profesionalización en las que el conjunto de asistentes podrá adquirir conocimientos sobre la gestión de marcas de moda, la importancia del estilismo aplicado a los medios de comunicación especializados o la fusión de la tradición y la vanguardia en el siglo veintiuno.