Compartir

Desde el año 2017 la Fundación Canaria Reserva Mundial de la Biosfera La Palma lidera un proyecto Interreg denominado “Custodia del Territorio y Ecoturismo en la Macaronesia” (MAC/4.6c/047), en el que participan como socios el Gobierno de Azores, a través de la Dirección Regional de Ambiente, y el Gobierno de Madeira, por medio del Instituto Forestal y de Conservación de la Naturaleza.

Una de las actividades desempeñadas en el Proyecto supone el inventario y cartografía de los espacios y actores prioritarios para la implantación de acuerdos de Custodia del Territorio e iniciativas Ecoturísticas. Este trabajo de identificación pretende reconocer espacios prioritarios de actuación, bien por las amenazas que se ciernen sobre el patrimonio natural y cultural, bien por la alta calidad ambiental o cultural o por constituir elementos interesantes para el uso social en entornos turísticos y urbanos.

En este sentido, la zona de El Llano de Las Cuevas, reconocida además como paisaje agrícola de interés especial, supone un entorno adecuado para promover allí los acuerdos de custodia del territorio, entendiendo a éstos como “el conjunto de estrategias e instrumentos que pretenden implicar a los propietarios y usuarios del territorio en la conservación y el buen uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos. Para conseguirlo, se promueven acuerdos y mecanismos de colaboración continua entre propietarios, entidades de custodia y otros agentes públicos y privados” (Basora, X. y Sabaté, X. 2006)

En este caso, la Fundación Canaria Reserva Mundial de la Biosfera La Palma actúa como entidad de custodia del territorio que promueve la firma de acuerdos y difunde la custodia del territorio como herramienta para la gestión participada del territorio bajo el amparo de criterios de sostenibilidad. Por su parte, la empresa Áridos El Riachuelo, propietaria de una amplia extensión de terrenos en la zona conocida como el Llano de La Pina, en las inmediaciones de El Llano de Las Cuevas, ha mostrado desde el primer contacto interés y predisposición a colaborar en las tareas de restauración ambiental siguiendo criterios paisajísticos, agroforestales y culturales. Prueba de su buena predisposición ha sido la cesión de parte de sus terrenos a la vía pública para mejorar paisajísticamente el entorno.

El acuerdo de custodia alcanzado supone un impulso a las tareas de restauración llevadas a cabo por la empresa en terrenos previamente dedicados a la actividad extractiva para devolverlos a la actividad agrícola original,  a la vez que permite a la Reserva Mundial de la Biosfera La Palma asesorar en la ejecución de los trabajos a desarrollar a lo largo de todo el proceso. Un acuerdo de custodia voluntario y en el que ambas partes se comprometen a velar por las buenas prácticas y la conservación de los valores naturales, culturales y paisajísticos que sin lugar a dudas alberga la zona en cuestión, una de las principales vías de entrada al Parque Nacional Caldera de Taburiente.