Compartir

La Corporación insular ha recibido 91 solicitudes de ayuda para recuperar inmuebles con diferentes daños
El 40 % de las viviendas tiene daños estructurales y cuatro precisarán una reconstrucción total y el 90 % son segundas residencias
Las ayudas del Cabildo cubren el cien por cien de los daños con independencia de la situación económica de las familias

El Cabildo de Gran Canaria ha recibido 91 solicitudes por daños sufridos en viviendas afectadas por los incendios del verano cuya reparación asciende a 1,8 millones de euros, tal y como ha informado la consejera de Arquitectura y Vivienda, Concepción Monzón, tras la realización de la valoración inicial de las afecciones.

Ayudar a las familias con las cuantías para recuperar estas viviendas “facilitará que vuelvan a la normalidad lo antes posible y continuar con el día a día que tenían antes de los incendios”.

Artenara es el municipio con más viviendas dañadas, con un total de 35 inmuebles, seguido de Tejeda con 29 y Gáldar con 18. Siguen Agaete, con 3 viviendas afectadas, Valleseco y San Mateo, que contabilizan 2 inmuebles cada uno y, con uno cada uno, Guía y Moya.

Por cuantías, los daños cuantificados en Tejeda ascienden a 790.000 euros, seguida de Artenara con 420.000, Gáldar con 410.000 y finalmente Agaete con 110.000 euros, y Valleseco, Moya y San Mateo con menores cuantías. –

La consejera ha querido reconocer asimismo la implicación del personal del Cabildo para estudiar los inmuebles afectados. “Quiero agradecerles su trabajo, que ha sido arduo y con visitas algunas veces complejas para poder evaluar los daños recogidos en cada solicitud”. No obstante, aclara que los datos podrían aumentar porque ahora comienza la segunda fase, en la que los ayuntamientos abren también plazo para recibir solicitudes y podría darse el caso de que reciban nuevas peticiones.

Las ayudas del Cabildo cubren el cien por cien de los daños con independencia de la situación económica de las familias, pues están destinadas a subsanar todos los daños ocasionados por el incendio, y siempre que no se hayan recibido otras ayudas para el mismo fin.

El 90 por ciento de las viviendas afectadas corresponden a segunda vivienda, mientras que el resto son viviendas de residencia habitual y tres de ellas presentan serios daños.  Además, el 40 por ciento de los inmuebles tiene daños estructurales, sobre todo, en las cubiertas, y cuatro requieren una reconstrucción total. Del mismo modo, al menos 25 propiedades precisan un proyecto para la ejecución de las obras, dirección y seguimiento técnico, en su mayoría, para una reconstrucción parcial, lo que también está contemplado en las ayudas.

El resto de viviendas afectadas presentan daños menores en instalaciones eléctricas, de telecomunicaciones, acometidas de agua y luz y elementos exteriores como porches, pérgolas o daños en fachada de pintura o carpintería. En este caso, algunos afectados por daños de escasa cuantía han renunciado a las ayudas.

“Los incendios han afectado también a inmuebles que se encontraban abandonados y en estado ruinoso, lo que ha supuesto la pérdida de patrimonio etnográfico constituido por edificaciones tradicionales. Ahora toca reconstruir y rehabilitar, lo que permitirá reconocer el valor de nuestro territorio, del pueblo de Gran Canaria y poner en primer plano las necesidades de esta parte de la isla y de sus gentes, y así devolver la normalidad a la cumbre grancanaria”, agregó la consejera.

Estas ayudas y acciones en propiedades privadas se sumarán al resto de actuaciones que se llevarán a cabo sobre el patrimonio público de la zona de la cumbre con el fin de revertir las secuelas del fuego lo antes posible.