Compartir

La firma de un convenio permitirá mejorar la calidad del servicio que se presta en los centros de acogida municipal y la cobertura de las necesidades básicas de los beneficiarios 

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha aprobado hoy en Junta de Gobierno, a propuesta del área de Servicios Sociales, la formalización de un convenio de colaboración entre el Consistorio y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas para facilitar el acceso a medicamentos a los usuarios de los recursos municipales de atención a las personas sin hogar.

El acuerdo establecerá un protocolo en el el Colegio de Farmacéuticos actúe como intermediario entre el Ayuntamiento y las distintas oficinas de farmacia a las que podrán dirigirse los beneficiarios para retirar los productos farmacéuticos, siempre con prescripción médica y mediante la supervisión de los técnicos municipales.

De este modo, las farmacias suministrarán los productos solicitados con receta y remitirán la factura al Colegio para su posterior facturación al Ayuntamiento.

El convenio permitirá mejorar el servicio que se presta en los Centros de Acogida Municipales, así como la cobertura de las necesidades básicas de los usuarios que carecen de medios económicos y presentan enfermedades crónicas o agudas de diversa índole, que requieren de tratamiento médico para su atención.

El importe de este convenio, que es de carácter anual, asciende a 18.000 euros, que se destinarán a abonar los medicamentos que formen parte del tratamiento de los beneficiarios y que no sean financiados por el Servicio Canario de Salud (SCS), dependiente del Gobierno de Canarias.

Tal y como establece el documento aprobado en Junta de Gobierno, en caso de medicamentos financiados parcialmente por el sistema público de salud, las cantidades a abonar se corresponderán con la parte del precio no financiada por el SCS.

Este convenio tiene, además, el objetivo de promover la educación sanitaria entre la población usuaria de los Centros de Acogida Municipales para obtener un mejor aprovechamiento y un uso racional de los medicamentos y productos sanitarios en beneficio de la salud del colectivo.

La recuperación del estado de salud de la población beneficiarias se constituye como uno de los ejes fundamentales de actuación. En este sentido, el trabajo que se realiza contempla aspectos educativos dirigidos a la adquisición de hábitos saludables y conciencia de la enfermedad, así como actuaciones directas en caso de presencia de afecciones, orientando y derivando hacia el sistema sanitario.