Quantcast

Bruselas activa la herramienta que conecta las ‘app’ de rastreo

España se podrá sumar desde finales de octubre o principios de diciembre a la herramienta digital que ha desarrollado la Comisión Europea para conectar todas las aplicaciones nacionales de rastreo de contagios de COVID-19, que la Comisión Europea ya ha activado y con la que quiere que los ciudadanos europeos sean informados de que han tenido contacto con personas infectadas incluso si han viajado a otro país del bloque.

La “pasarela” desarrollada por T-Systems y SAP está operativa desde este lunes después de haber superado el periodo de prueba en el que han participado durante las últimas dos semanas seis Estados miembro (Alemania, Italia, Irlanda, República Checa, Dinamarca y Letonia), según han informado fuentes comunitarias.

Ahora, los socios comunitarios que lo deseen tendrán que conectarse a dicha herramienta. Bruselas espera que los primeros tres sean Alemania, Irlanda e Italia y ya estén integrados a mediados de octubre. Posteriormente se unirán los otros tres países que participaron en la fase de pruebas.

En una etapa posterior, que comenzaría entre finales de octubre y principios de noviembre, se podrán integrar los otros cinco Estados miembro que han participado en el desarrollo de esta pasarela: España, Austria, Estonia, Países Bajos y Polonia.

El Ejecutivo comunitario confía en que la veintena de Estados miembros que han desarrollado aplicaciones para el rastreo del coronavirus en sus poblaciones estén conectados a la “pasarela” europea antes de que acabe el año. Esto supone que a partir de noviembre se unan otros como Finlandia, Malta, Bélgica, Lituania o Chipre.

Francia también forma parte de los países que han desarrollado una aplicación de rastreo de COVID-19, pero técnicamente es distinta al resto y los equipos del Gobierno francés y de la Comisión Europa están trabajando para intentar encontrar una solución.

SIN NECESIDAD DE DESCARGAR OTRA ‘APP’

Esta herramienta permitirá que las aplicaciones nacionales adviertan a los usuarios de que han mantenido contacto con personas que han dado positivo en SARS-CoV-2 durante un viaje a otro Estado miembro en el que se utilice una ‘app’ diferente a la del país de origen.

Así, fuentes comunitarias han explicado que no será necesario bajarse una aplicación distinta a la nacional, aunque los usuarios sí tendrán que actualizar esta segunda cuando sus países se hayan integrado en la “pasarela” comunitaria.

Según los datos que maneja la Comisión Europea, aproximadamente un 10% de los ciudadanos de países que ya tienen herramientas nacionales digitales de rastreo se las han descargado, aunque el porcentaje varía entre países. En Alemania, por ejemplo, se sitúa entre el 25% y el 30%.

En todo caso, las autoridades comunitarias están convencidas de que este tipo de aplicaciones reportan ventajas incluso cuando cuentan con una penetración baja. No obstante, las mismas fuentes recuerdan que algunos países acaban de activar sus aplicaciones y confían en que esta tasa crezca con el paso de los meses.

Desde Bruselas reconocen que será necesario poner en marcha campañas de comunicación para convencer a la población de las ventajas de utilizar las aplicaciones nacionales de rastreo. Para ello, añaden fuentes comunitarias, recalcan que toda la información que se almacena en los servidores es anónima y está encriptada, por lo que se protegen al máximo los datos de los usuarios.

Comentarios de Facebook