Quantcast

Aragón publica las órdenes por las que Teruel, Cella y Épila pasan a fase 2

El Departamento de Sanidad del Gobierno autonómico ha publicado en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) de este miércoles, 14 de octubre, dos órdenes por las que el municipio zaragozano de Épila y los turolenses de Teruel y Cella pasan a fase 2 ante el aumento de casos de la COVID-19.

Según la orden SAN/977/2020, de 14 de octubre, en el municipio de Épila se ha pasado de incidencias de 104, 130, 199 y 363 casos por 100.000 habitantes en el mes de septiembre, a 285 en la semana del 28 de septiembre al 4 de octubre y de 492 casos por 100.000 habitantes la semana pasada, “multiplicado casi por dos la incidencia”.

Este incremento coincide con territorios próximos, como el municipio de La Almunia de Doña Godina, con fuertes conexiones demovilidad, donde se ha producido un cambio epidemiológico similar, reza la orden.

Añade que éstos y otros indicadores, como el porcentaje de positividad de muestras, plantean una situación de transmisión comunitaria con presencia de brotes de enfermedad en diversos ámbitos, “que requieren la indicación de medidas especiales de salud pública”, por lo que se propone el paso del municipio a fase 2, aumentando así las medidas de distanciamiento social, básicas en el control de la pandemia.

Las principales medidas que incluye la fase 2 son un aforo del 50 por ciento en el exterior e interior de los establecimientos de hostelería y restauración, que no pueden ofrecer servicio de barra, y la apertura hasta las 24.00 horas. Está prohibido el botellón.

El aforo es del 50 por ciento en lugares de culto, del 30 en las zonas comunes de centros y parques comerciales aforo, y dentro de cada establecimiento, del 40 por ciento, mientras que es del 75 por ciento para el comercio minorista.

Las reuniones sociales no pueden superar el número de diez personas, salvo en el caso de convivientes, tanto en espacios de carácter público, como privado.

El aforo máximo en los velatorios es de 50 personas en espacios al aire libre o de 25 personas en espacios cerrados, sean o no convivientes. Las ceremonias nupciales tienen un aforo del 50 por ciento, con un máximo de cien personas en espacios al aire libre y de 50 personas en espacios cerrados.

En actos y espectáculos culturales el aforo es de un tercio, y en el transporte público hay aforos limitados. No hay restricciones a la movilidad.

TERUEL Y CELLA

Por su parte, la orden SAN/978/2020, de 14 de octubre, determina el paso a fase 2 de los municipios de Teruel y Cella. Según precisa, en la capital turolense el segundo pico epidémico se produjo en la semana del 27 de julio al 2 de agosto, con 186 casos por 100.000 habitantes, si bien hubo un descenso posterior hasta la semana del 24 al 30 de agosto, con 53 casos por 100.000 habitantes.

Desde la semana siguiente, sin embargo, se produjo una situación de incremento sostenido, con incidencias semanales de 83 casos por 100.000 habitantes, 167, 156, 156 y 156, sucesivamente, hasta la semana del 28 de septiembre al 4 de octubre, incrementándose hasta los 502 casos por 100.000 habitantes la pasada semana.

En el caso del municipio de Cella, prácticamente no ha habido incidencia hasta la semana del 7 al 13 de septiembre, cuando hubo 156 casos por 100.000 habitantes. A partir de entonces, la incidencia ha sido irregular con un rápido incremento en la última semana. En concreto, del 28 de septiembre al 4 de octubre hubo 494 casos por 100.000 habitantes y la del 5 al 11 de octubre 1.508 casos.

En esta última semana, se ha multiplicado por tres la incidencia, incremento que coincide con territorios próximos, como es el municipio de Teruel, “con fuertes conexiones de movilidad”, precisa la orden.

Además, en ambas localidades el porcentaje de positividad plantea una situación de transmisión comunitaria con presencia de brotes de enfermedad en diversos ámbitos, que requieren la indicación de medidas especiales de salud pública, como el paso a fase 2.

EJEA

El BOA recoge, asimismo, este miércoles la orden SAN/976/2020 por la que se acuerda la reincorporación plena al régimen de nueva normalidad del municipio zaragozano de Ejea de los Caballeros, que en septiembre ha estado en fase 2 y con confinamiento perimetral, con incidencias semanales por encima de los mil casos por 100.000 habitantes.

Sin embargo, en la semana del 28 de septiembre al 4 de octubre ha habido un descenso “muy importante” en la incidencia, llegando a los 410 casos por 100.000 habitantes, por lo que finalizó el confinamiento, pero se mantuvo la fase 2, y en la semana del 5 al 11 de octubre se ha consolidado la tendencia de descenso pasando la incidencia a 125 casos por 100.000 habitantes.

“Este descenso supone una mejora importante en la afectación, con una disminución de la transmisión y de la presencia de brotes, con una situación inferior a la del conjunto de Aragón”, indica la orden, motivando su vuelta a la nueva normalidad.

Comentarios de Facebook