Quantcast

Las elecciones catalanas se votarán en pabellones y no en escuelas

El comité técnico del Plan de Protección Civil de Cataluña (Procicat) ha aprobado el protocolo para celebrar las elecciones catalanas previstas el 14 de febrero ante la pandemia del coronavirus y, entre otras cosas, ha establecido que las votaciones se harán en pabellones y no colegios, como es habitual.

El documento determina cómo adecuar los locales electorales y cómo llevar a cabo el procedimiento de voto en la mesa electoral y el escrutinio, aunque aclara que este protocolo se irá revisando y adaptando en función de la evolución de la pandemia.

Así, el Procicat ha decidido que los catalanes votarán en “pabellones u otros espacios similares que permitan un aforo de baja densidad” -como mínimo 2,5 metros cuadrados por persona-.

El protocolo recalca que no se podrán utilizar como espacios electorales los centros sanitarios, los de carácter residencial o los de uso actual por parte de colectivos vulnerables, y que se procurará utilizar “espacios alternativos a los centros educativos”.

“En caso de que no haya alternativa, su uso solo será viable si hay una limpieza y desinfección especialmente cuidada de todo el espacio antes de la actividad lectiva ordinaria”, especifica el Procicat, que detalla que siempre deberán ser espacios donde esté garantizada la ventilación constante y adecuada.

ACCESO Y SALIDA

Los puntos de acceso y de salida a los centros de votación estarán diferenciados y se procurará, si es posible, que haya uno para cada mesa electoral, y se habilitarán espacios de espera al aire libre o en la calle para reducir el número de personas en espacios cerrados.

Al centro de votación solo podrá acceder la persona que vota, sin acompañante excepto si lo requiere por asistencia, y habrá un mínimo de dos colas: una prioritaria para colectivos vulnerables según la autoridad sanitaria, y la otra para el resto de votantes.

En las colas se deberá respetar la distancia de 1,5 metros y llevar mascarilla, y se organizarán circuitos únicos y separados para evitar el cruce de personas.

La prioridad del Procicat es que los votantes lleven siempre el sobre con la papeleta desde su domicilio, y en la mesa donde estén las papeletas y los sobres de votación habrá gel hidroalcohólico para garantizar la limpieza de manos.

Las mesas de votación se situarán a una distancia mínima de dos metros entre ellas y las cabinas de votación se distribuirán para que haya privacidad sin la necesidad de cerrarse con las cortinas.

Asimismo, el protocolo establece que los locales electorales deberán disponer de personal que controle los accesos, garantice la limpieza de manos y el uso de mascarilla, y que los centros se limpiarán y desinfectarán antes del día de la votación y después, ya sea ese mismo día o el posterior, y habrá una limpieza constante durante la jornada electoral.

VOTO Y RECUENTO

Para el voto en la mesa electoral, el Procicat señala que los votantes exhibirán su DNI para que los miembros de la mesa puedan ver sus datos sin necesidad de tocar el documento, y tampoco tocarán el sobre de votación, aunque sí que retirarán el papel que tapa la urna.

Durante el recuento, se utilizará una mascarilla FFP2 y guantes de un solo uso, se garantizará la distancia de seguridad, y antes y después de la manipulación de los sobres y de entregar las actas con los resultados se deberán limpiar las manos y minimizar el contacto.

A los miembros de la mesa se les tomará la temperatura, que deberá ser inferior a 37,5 grados, rellenarán una declaración de auto responsabilidad declarando que no tienen síntomas de Covid-19, y se les hará un test de antígenos antes de constituirse la mesa.

Para escoger a sus miembros, el Govern pedirá a la Junta Electoral Central (JEC) reforzar el procedimiento de selección para garantizar el número de miembros suplentes, de manera que se pueda sustituir cualquier miembro que haya dado positivo en el test de antígenos o haya mostrado síntomas de coronavirus.

BERNAT SOLÉ

En una entrevista en Catalunya Ràdio, el conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Bernat Solé, ha asegurado que el objetivo que persiguen es garantizar “que todo el mundo puedo votar y la legitimidad de las elecciones”.

Así, prevén que los positivos por Covid-19, los que sean contactos o estén en aislamiento puedan ejercer su “derecho voto”, por lo que quieren fomentar y facilitar el voto por correo en la campaña institucional que harán para evitar la presencialidad.

Así, permitirán que el voto por correo se pueda solicitar por medios telemáticos, y han contactado también con la Junta Electoral para anticiparse al probable “incremento importante” de este tipo de voto.

Tras recalcar que trabajan para que las elecciones se celebren el 14 de febrero, como está previsto, ha advertido de que en función de como evolucione la pandemia se tomarán las decisiones que sean necesarias.

Sobre la campaña electoral, avisa de que probablemente será diferente a las habituales con actos “con menos presencialidad”, por lo que ha invitado a los partidos a hacer un ejercicio imaginativo para buscar nuevos canales y modalidades de actos y mítines.

Comentarios de Facebook