WhatsApp no funcionará en tu móvil a partir del 1 de marzo si tienes alguno de estos smartphones

En un futuro próximo, es probable que algunos teléfonos móviles no sean compatibles con WhatsApp debido a actualizaciones de software y requisitos de hardware más avanzados. Esto podría afectar a dispositivos más antiguos o a modelos menos populares que no puedan soportar las nuevas características de la aplicación o los sistemas operativos más recientes. Esto resultaría en una exclusión digital para algunos usuarios que dependen de WhatsApp para la comunicación. Sin embargo, la evolución tecnológica es inevitable, y los usuarios pueden optar por actualizar sus dispositivos o encontrar alternativas de mensajería que se adapten a sus necesidades en caso de que WhatsApp ya no esté disponible para ellos.

La aplicación dejará de recibir actualizaciones en ciertos dispositivos móviles, particularmente en aquellos más antiguos. La decisión de Meta, la empresa propietaria, de interrumpir el servicio en estos dispositivos se debe a su falta de cumplimiento con las normas de seguridad establecidas.

[nextpage]

WhatsApp no funcionará en tu móvil

Image 51 14

Según lo indicado en la página oficial de WhatsApp, la aplicación seguirá siendo compatible siempre que el dispositivo utilice un sistema operativo Android 5.0 o superior, o iOS 12 en el caso de dispositivos Apple. Esto se debe a que versiones anteriores de estos sistemas operativos no cumplen con los estándares de seguridad actuales o están obsoletas.

A partir del 1 de marzo, los usuarios de WhatsApp podrán comunicarse con personas en otras plataformas sin tener que salir de la aplicación. Esta innovación se debe a la entrada en vigor de la nueva Ley de Mercados Digitales en la Unión Europea, que obliga a los ‘gatekeepers’ o ‘guardianes de acceso’, con más de 45 millones de usuarios solo en Europa, a implementar diversas medidas para mejorar los servicios de sus aplicaciones, incluida la interoperabilidad.

Estos serán los teléfonos en los que WhatsApp dejará de funcionar:

Samsung: Samsung Galaxy Core, Samsung Galaxy Trend Lite, Samsung Galaxy Ace 2, Samsung Galaxy S3 mini, Samsung Galaxy Trend II y Samsung Galaxy X cover 2.

LG: LG Optimus L3 II Dual, LG Optimus L5 II, LG Optimus F5, LG Optimus L7II, LG Optimus L5 Dual, LG Optimus L7 Dual, LG Optimus F3, LG Optimus L3 II, LG Optimus F3Q, LG Optimus L2 II, LG Optimus L4 II, LG Optimus F6, LG Enact, LG Lucid 2 y LG Optimus F7.

Huawei: Huawei Ascend Mate, Huawei Ascend G740 y Huawei Ascend D2.

Sony: Sony Xperia M y Lenovo A820.

ZTE: ZTE V956 – UMI X2, ZTE Grand S Flex, ZTE Grand Memo.

iPhone: iPhone 6S y iPhone 6S Plus.

Otras marcas: Faea F1THL W8, Wiko Cink Five, Wiko Darknight y Archos 53 Platinum.

[/nextpage][nextpage]

La obsolescencia programada: Una realidad inquietante del consumo moderno

Image 51

En la sociedad contemporánea, la obsolescencia programada se ha convertido en un tema de preocupación creciente. Este fenómeno, que se refiere a la práctica de diseñar productos con una vida útil limitada deliberadamente, con el fin de impulsar el consumo y aumentar las ventas, plantea serias preguntas sobre la sostenibilidad, el medio ambiente y la ética empresarial.

En su esencia, la obsolescencia programada implica que los productos son fabricados con componentes que están destinados a fallar o volverse obsoletos después de un cierto período de tiempo, incluso si podrían seguir funcionando perfectamente por más tiempo. Esto obliga a los consumidores a reemplazar sus productos con frecuencia, lo que genera más ventas para las empresas pero también más residuos y un mayor impacto ambiental.

Un ejemplo común de obsolescencia programada se encuentra en la industria de la electrónica de consumo. Muchos dispositivos electrónicos, como teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y electrodomésticos, son diseñados con componentes que tienen una vida útil limitada o que son difíciles de reparar o actualizar. Esto significa que los consumidores se ven obligados a comprar nuevos dispositivos con mayor frecuencia, incluso cuando los anteriores podrían haber sido reparados o mejorados.

La obsolescencia programada también se manifiesta en la moda y la industria textil. Las tendencias cambian rápidamente, lo que lleva a las empresas a producir ropa y accesorios de temporada que rápidamente pasan de moda. Esto fomenta un ciclo de consumo constante, donde la ropa es comprada, usada unas pocas veces y luego desechada, contribuyendo al problema de los desechos textiles y al impacto ambiental asociado con la producción de prendas de vestir.

Además del impacto ambiental, la obsolescencia programada también tiene implicaciones económicas y sociales. Los consumidores gastan más dinero en productos nuevos de lo necesario, lo que puede afectar negativamente su situación financiera y contribuir a un ciclo de endeudamiento y consumo excesivo. Además, la obsolescencia programada puede dificultar el acceso a productos duraderos y de calidad para aquellos con ingresos limitados, lo que perpetúa las desigualdades socioeconómicas.

Afortunadamente, cada vez más personas están tomando conciencia de los problemas asociados con la obsolescencia programada y están buscando alternativas más sostenibles. Esto incluye la compra de productos de segunda mano, la reparación de productos rotos en lugar de reemplazarlos y el apoyo a empresas que adoptan prácticas de producción más éticas y sostenibles.

Además, existen movimientos de base y organizaciones que abogan por un cambio en las políticas gubernamentales para abordar la obsolescencia programada. Algunos países ya han introducido legislación para combatir esta práctica, como leyes que exigen la reparabilidad de productos electrónicos o que prohíben la destrucción de bienes no vendidos.

En última instancia, abordar la obsolescencia programada requiere un enfoque multifacético que involucre a los consumidores, a las empresas y a los responsables políticos. Solo mediante la educación, la conciencia y la acción colectiva podemos trabajar juntos para reducir el impacto de esta práctica y promover un consumo más consciente y sostenible.

[/nextpage]