La nueva treta que usa la DGT para multar genera carcajadas en las redes

La Dirección General de Tráfico (DGT) está implementando nuevas estrategias en algunas ciudades españolas para mejorar la seguridad vial. Una de las más llamativas es la introducción de radares móviles camuflados sobre los pasos de peatones, una iniciativa que acaban de estrenar en Ávila con el objetivo de pillar desprevenidos a los conductores infractores. La noticia se hizo pública recientemente en redes sociales, donde se explicaba que dichos radares se colocaban estratégicamente mimetizados con el mobiliario urbano de los pasos peatonales. La finalidad es controlar de forma encubierta que se respeten los límites de velocidad, especialmente en las zonas más sensibles. En este artículo te contaremos cómo funciona la nueva tecnología implementada por la DGT y hablaremos de la repercusión que tuvo en las redes sociales.

DGT: busca generar un «efecto sorpresa» sobre los conductores

Dgt: Busca Generar Un &Quot;Efecto Sorpresa&Quot; Sobre Los Conductores

Tal y como indicó la propia DGT, el principal objetivo es generar un elemento de «sorpresa» sobre los conductores, que a menudo se relajan y exceden los límites de velocidad cuando creen que no hay vigilancia. De esta forma no esperan que haya un control radar sobre los pasos de peatones. Así, esta vigilancia móvil y camuflada tiene como fin desincentivar conductas de riesgo en zonas especialmente delicadas, donde es clave extremar la prudencia por la presencia de peatones vulnerables. Especialmente niños, ancianos o personas con movilidad reducida.