Las 13 multas de tráfico más comunes de la DGT

Las infracciones de tráfico suponen un grave problema en las carreteras españolas. Millones de multas se imponen cada año a conductores despistados, irresponsables o simplemente desinformados sobre las normativas vigentes. Conocer las sanciones más frecuentes nos ayudará a evitarlas y así contribuir a la mejora de la seguridad vial. Excesos de velocidad, uso del móvil o mal estacionamiento encabezan la lista de multas recurrentes. En este artículo analizamos las infracciones de tráfico más comunes según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), sus importes y consejos para sortearlas. [nextpage]

DGT: El exceso de velocidad, la infracción estrella

Dgt: El Exceso De Velocidad, La Infracción Estrella

Sin duda, exceder los límites de velocidad establecidos es la falta más repetida por los conductores en España y una de las que mayores sanciones económicas acarrea. Supone entre el 30% y el 50% del total de multas, según datos de la DGT. Las sanciones se dividen en graves y muy graves en función de los kilómetros por encima del límite y pueden alcanzar los 600 euros de multa. La pérdida de puntos también es significativa, de hasta 6. [/nextpage] [nextpage]

Usar el móvil al volante, una imprudencia cara

Usar El Móvil Al Volante, Una Imprudencia Cara

Cada vez más frecuente por la mayor dependencia de los dispositivos, esta infracción está castigada actualmente con 200 euros de multa y la pérdida de 3 puntos. Pero pronto se endurecerá, llegando a suponer la retirada de 4 puntos y más de 500 euros de sanción económica, según anuncios de la DGT. A continuación te contaremos que otras multas suele aplicar habitualmente la DGT. ¡No te lo pierdas! [/nextpage] [nextpage]

DGT: El alcohol multiplica el precio de la infracción

Dgt: El Alcohol Multiplica El Precio De La Infracción

Según lo informado por la DGT, conducir habiendo ingerido alcohol, superando los límites legales, sigue siendo una de las imprudencias más peligrosas y frecuentes. Las sanciones son contundentes: a la multa de 500 euros hay que sumar la pérdida de 4 puntos y la retirada del carné de 3 a 6 meses. Los conductores profesionales y noveles tienen aún más limitada la tasa de alcohol permitida para ponerse al volante. El castigo conlleva las mismas consecuencias. [/nextpage] [nextpage]

Pasarse un semáforo en rojo sale muy caro

Pasarse Un Semáforo En Rojo Sale Muy Caro

No respetar los semáforos, sea saltándose una luz roja o ámbar, es otra de las faltas que más desequilibran el bolsillo de los conductores con hasta 200 euros de multa, según está estipulado por la DGT. Si se causara algún peligro añadido, podrían restarse hasta 4 puntos del carné. Lo mismo sucede con no ceder el paso en señales de Stop o de Ceda el Paso, indicadores que muchos ignoran confiando en su propia pericia al volante. [/nextpage] [nextpage]

El deber de identificar al conductor infractor

El Deber De Identificar Al Conductor Infractor

Cuando la multa llega a nombre del titular del vehículo, pero no se identifica correctamente al conductor responsable de la infracción, el coste se dispara. Se duplica si es una multa leve y se triplica cuando es grave o muy grave. Una forma de evitarlo es mediante la declaración veraz en el plazo estipulado, que generalmente son 30 días naturales. Pasado ese tiempo, la sanción económica dispuesta por la DGT crecerá de forma automática. [/nextpage] [nextpage]

Estacionar mal, un clásico peligroso y caro

Estacionar Mal, Un Clásico Peligroso Y Caro

Aunque pueda parecer inofensivo, detener o aparcar un vehículo en lugares no permitidos o de forma antirreglamentaria puede poner en riesgo tanto al resto de conductores como a los peatones. Casi siempre acaba en sanción económica de unos 200 euros de media. Es especialmente grave hacerlo en carriles destinados a otros vehículos, en curvas, intersecciones, túneles, pasos inferiores y cambios de rasante, sitios donde se pone en peligro la seguridad vial. [/nextpage] [nextpage]

Otras infracciones frecuentes

Otras Infracciones Frecuentes

Además de las mencionadas, otras multas que suelen ser habituales tanto en carreteras como en cascos urbanos son circular sin luces cuando es obligatorio (200 euros), una infracción muy común sobre todo al anochecer o con niebla, cuando los conductores olvidan encender las luces o no calculan bien el momento en que es necesario hacerlo. También es frecuente dar ráfagas a otros vehículos de forma antirreglamentaria (80 euros), un gesto que muchos automovilistas realizan de forma instintiva sin conocer que está prohibido. Por otro lado, desde la DGT informaron que llevar matrículas sucias o ilegibles puede suponer una multa de hasta 200 euros, por lo que conviene asegurarse periódicamente de que están en buen estado. No llevar chaleco reflectante, siendo necesario, en caso de avería o accidente, también conlleva una sanción de 200 euros, una obligación que pocos conductores cumplen. Igualmente, conducir con el carnet de conducir caducado implica igualmente una multa de 200 euros, una infracción que se podría evitar fácilmente solicitando la renovación del permiso con antelación. [/nextpage] [nextpage]

Los radares, aliados de la seguridad vial

Los Radares, Aliados De La Seguridad Vial

Para detectar muchas de estas infracciones y lograr que se reduzcan en beneficio de todos, las autoridades cuentan con una red de radares repartidos por carreteras y ciudades. Se estima que en España hay cerca de 1.000 tramos con control de velocidad mediante radar. Su objetivo no es recaudar mediante las multas, sino disminuir los accidentes provocados por no respetar los límites de velocidad u otras normas circulatorias. Y en conjunto funcionan: en los tramos radarizados ha descendido la siniestralidad vial entre un 50% y un 70% según datos de la DGT. [/nextpage] [nextpage]

Cada vez más tecnología para vigilar infracciones

Cada Vez Más Tecnología Para Vigilar Infracciones

Además de los radares convencionales, las autoridades de tráfico también utilizan medios tecnológicos avanzados como drones, helicópteros, videocámaras, captación de matrículas o incluso el nuevo helicóptero Pegasus, equipado con cámaras capaces de detectar varias infracciones al mismo tiempo. El objetivo no es otro que disuadir a los conductores de cometer infracciones, provocar un descenso de las mismas y, por tanto, reducir la accidentabilidad en carreteras y cascos urbanos. Junto con la tecnología, los controles policiales en carretera también desempeñan un importante papel disuasorio de las malas prácticas al volante. Asimismo, las campañas de concienciación orientadas a conseguir conductores más responsables y respetuosos son cada vez más frecuentes por parte de las administraciones. Las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico igualmente realizan una encomiable labor en pro de la seguridad vial. [/nextpage] [nextpage]

Conclusión

Conclusión

En definitiva, las infracciones más habituales y que nos cuestan más dinero son excedernos de velocidad, utilizar el móvil mientras conducimos o beber cuando vamos a ponernos al volante. También son frecuentes las multas por saltarse semáforos en rojo, no identificar correctamente al conductor infractor o por mal estacionamiento. Todas ellas se pueden evitar con un poco de prudencia y responsabilidad. Merece la pena intentarlo por nuestra seguridad y nuestro bolsillo. [/nextpage]