El precioso pueblo español que parece una isla griega para estar como en Santorini o Mykonos

Descubre el encanto mediterráneo de Binibeca, el pintoresco pueblo español que te transporta a la atmósfera relajada de las islas griegas, evocando la belleza de destinos como Santorini o Mykonos. Situado en la idílica isla de Menorca, Binibeca se erige como un tesoro costero, con sus casas encaladas y sus calles empedradas que serpentean hacia el mar azul turquesa.

Construido en 1972 como un proyecto urbanístico para seducir a artistas e intelectuales, Binibeca deslumbra con sus 165 viviendas de estilo marinero, dispuestas armoniosamente frente al Mediterráneo. Sus balcones de madera y su campanario blanco, junto con el pintoresco puerto, forman parte de la estampa inconfundible de este pueblo, que se ha convertido en uno de los destinos más codiciados de Menorca.

Al pasear por las estrechas callejuelas de Binibeca, los visitantes se sumergen en un mundo de serenidad y autenticidad. Sin embargo, es importante recordar que este enclave es una urbanización privada, donde el respeto por los habitantes y vecinos es fundamental. Los azulejos con el mensaje «silencio, por favor» nos recuerdan la importancia de mantener la tranquilidad y la armonía en este paraíso mediterráneo.

Cómo llegar y recomendaciones para visitar Binibeca

Cómo Llegar Y Recomendaciones Para Visitar Binibeca

Para llegar a Binibeca desde Mahón, la capital de Menorca, o desde Ciutadella, puedes tomar diferentes rutas que te llevarán al encantador pueblo de pescadores. Desde Mahón, sigue la carretera hacia Sant Lluís y busca los carteles que indiquen Binibeca o Binibequer. Desde Ciutadella, dirígete hacia Mahón y luego toma el desvío hacia Sant Lluís, siguiendo luego los carteles que te guiarán hacia Binibeca. Ambos recorridos ofrecen vistas pintorescas y una experiencia agradable en carretera.

Al visitar Binibeca, es recomendable explorar sus calles estrechas y empedradas durante las primeras horas de la mañana o al atardecer, cuando la luz suave resalta la belleza del pueblo. No te pierdas la oportunidad de disfrutar de las playas cercanas, como la playa de Binibeca y cala Torret, donde podrás relajarte y disfrutar del sol mediterráneo. Además, reserva tiempo para explorar los restaurantes y bares locales, donde podrás degustar la deliciosa gastronomía de la región y disfrutar del ambiente acogedor.

Recuerda respetar las normas locales y mantener el entorno limpio y ordenado durante tu visita a Binibeca. Considera también la posibilidad de alquilar un coche para moverte con libertad por la isla y explorar otros lugares de interés cercanos. Con estas recomendaciones y consejos prácticos, podrás disfrutar al máximo de tu experiencia en Binibeca y descubrir todo lo que este encantador pueblo tiene para ofrecer.