Una ciudad española, en el top de más preparadas contra desastres naturales

Una ciudad española vuelve a destacar. En un mundo cada vez más expuesto a los caprichos impredecibles de la naturaleza, la preparación ante desastres naturales se ha convertido en un criterio crucial para evaluar la resiliencia de las ciudades. En este contexto, un reciente ranking elaborado por Economist Impact, perteneciente a The Economist Group, ha arrojado resultados sorprendentes. Al evaluar 25 ciudades de todo el mundo según factores que abarcan desde la salud financiera hasta la calidad de las infraestructuras, se destaca una localidad española entre las diez más preparadas para enfrentar cualquier desastre natural.

Nueva York encabeza la lista con una destacada puntuación de 84,9 sobre 100, seguida de cerca por Los Ángeles, Londres y Singapur. Sin embargo, lo que llama la atención es la presencia de Barcelona en la novena posición, siendo la única ciudad española incluida en esta clasificación. Con una sólida puntuación de 79/100, Barcelona se posiciona como el mejor núcleo urbano de España preparado para sobrevivir y recuperarse ante situaciones adversas como incendios, nevadas e inundaciones, según los criterios evaluados por el estudio.

En un mundo donde la frecuencia e intensidad de fenómenos climáticos extremos están en aumento, el reconocimiento de ciudades preparadas para afrontar estos desafíos adquiere una relevancia sin precedentes. A través de este ranking, se destaca la importancia de la planificación y la resiliencia urbana en un contexto global marcado por la incertidumbre climática. Barcelona, al figurar entre las ciudades mejor preparadas, se erige como un ejemplo de cómo la gestión efectiva y la inversión en infraestructuras pueden ser clave para afrontar el impacto de la naturaleza con determinación y eficacia.

¿Qué es una ciudad resiliente?

¿Qué Es Una Ciudad Resiliente?

Una urbe resiliente es aquella capaz de recuperarse y adaptarse eficazmente ante crisis o desastres naturales, así como afrontar y prevenir situaciones de emergencia provocadas tanto por la naturaleza como por el ser humano. Barcelona se destaca como una ciudad resiliente debido a su capacidad para enfrentar y mitigar los impactos de eventos adversos, gracias a una planificación urbana avanzada y medidas estratégicas implementadas a lo largo de los años.

La ciudad condal por ejemplo, se ha convertido en un referente internacional en resiliencia urbana, albergando la sede mundial del programa de resiliencia urbana de ONU-Hábitat y formando parte de la red de las 100 Ciudades Resilientes promovida por la Fundación Rockefeller.

Barcelona ha implementado una serie de medidas proactivas, como la creación de infraestructuras de gestión del agua para prevenir inundaciones, la promoción de energías renovables y la reducción del uso de combustibles fósiles, así como la mejora del transporte público y la adopción de vehículos eléctricos. Estas iniciativas no solo fortalecen la capacidad de la urbe para enfrentar desafíos ambientales y sociales, sino que también la posicionan como un ejemplo de resiliencia urbana a nivel global.