El mito de Londres que todos damos por sentado y en realidad es mentira

Londres es una de las ciudades más famosas del mundo, y con ella viene asociado un estereotipo: el de ser una ciudad lluviosa. Este mito es tan extendido que es común escuchar que “en Londres siempre llueve” o que “si vas a Londres, llévate un paraguas”. Sin embargo, ¿es realmente cierto que Londres es una ciudad lluviosa?

Es una ciudad con una larga y rica historia, y su clima es una parte importante de su identidad. La imagen de una ciudad gris y lluviosa es una de las más icónicas del mundo, y ha sido inmortalizada en obras de arte, literatura y cine. Sin embargo, ¿es esta imagen realmente precisa? ¿Llueve tanto en Londres como se cree?

El origen del mito

El Mito De Londres Que Todos Damos Por Sentado Y En Realidad Es Mentira

La imagen de una ciudad lluviosa se remonta al siglo XIX. En esta época, Londres era una ciudad industrial en rápido crecimiento, y la contaminación del aire era un problema importante. La lluvia ayudaba a limpiar el aire, pero también hacía que la ciudad pareciera más gris y sombría.

En el siglo XX, la imagen se mantuvo y se consolidó gracias a la literatura y el cine. Obras como “El retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde o “El hombre invisible” de H.G. Wells contribuyeron a crear la imagen de una ciudad oscura y misteriosa.

En la actualidad, este mito sigue siendo muy popular. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esta imagen no es del todo precisa. Londres es una ciudad con un clima templado y húmedo, pero no es especialmente lluviosa.