Por qué existen años bisiestos como 2024 y de dónde viene esta rareza del calendario

Los años bisiestos, esos períodos singulares que parecen desafiar la regularidad del calendario, han intrigado a la humanidad desde hace siglos. Son aquellos años, como 2024, que cuentan con un día adicional, el 29 de febrero, haciendo que el año tenga 366 días en lugar de los habituales 365. Pero, ¿por qué existen estos años excepcionales? ¿Qué historia se esconde tras su instauración en el calendario? Sumérgete conmigo en un viaje a través del tiempo para descubrir la fascinante historia y curiosidades detrás de los años bisiestos.

El ciclo solar y los años bisiestos

Para comprender la razón de su existencia, es crucial entender la naturaleza de nuestro calendario y cómo se relaciona con el ciclo solar. El calendario gregoriano, que la mayoría de nosotros sigue hoy en día, se basa en el movimiento de la Tierra alrededor del Sol. Un año solar, el tiempo que la Tierra tarda en completar su órbita alrededor del Sol, equivale aproximadamente a 365.2425 días. Esta fracción adicional después del 365 es lo que origina la necesidad de los años bisiestos.

Los primeros intentos de seguir un calendario más preciso datan de la antigua Roma. El calendario juliano, introducido por Julio César en el 46 a.C., fue un avance significativo en la medición del tiempo. Estableció un año de 365 días distribuidos en doce meses, con un día adicional cada cuatro años, inspirado por los ciclos lunares. Sin embargo, este enfoque generaba un ligero desfase en la sincronización con las estaciones.

Fue el Papa Gregorio XIII quien, en 1582, introdujo el calendario gregoriano, una reforma del calendario juliano, para corregir el error acumulado en la estimación de los días. La regla principal establecida para los años bisiestos en el calendario gregoriano es que un año es bisiesto si es divisible por 4, excepto en los años finales de un siglo, que deben ser divisibles por 400 para ser considerados años bisiestos.

Ciclo

Esta regla ajustada resultó ser más precisa que el calendario juliano, ya que eliminó tres días bisiestos cada 400 años, lo que ayudó a corregir el desfase en el conteo de días. Esta modificación redujo el error a aproximadamente 26 segundos por año, lo que hizo que el calendario gregoriano sea increíblemente preciso en comparación con el año solar real.