jueves, 18 abril 2024 10:37

El Real Madrid apela a la mejor defensa de su historia para luchar por todo en el 2024

El Real Madrid celebrará el fin de año como líder de LaLiga EA Sports 2023-2024, empatado a 45 puntos con el Girona, e igualando su mejor registro defensivo histórico, con solo 11 goles encajados en las 18 primeras jornadas, sobreponiéndose además a las múltiples y claves lesiones en la zaga y la portería.

Como acostumbran los equipos entrenados por el italiano Carlo Ancelotti, en el equilibrio parecen encontrar la virtud. Y el Real Madrid de la temporada 2023-2024 es uno de los mejores ejemplos, actualizado además con el nuevo sistema adaptado al inglés Jude Bellingham, nueva piedra angular, y en el que los once futbolistas sobre el césped comprenden que el compromiso defensivo es tarea de todos.

Los blancos han completado un primer tercio de curso casi inmaculado. Solo el borrón (3-1) en el derbi ante el Atlético de Madrid en el Cívitas Metropolitano impide el invicto de un conjunto madridista que marcha líder en Liga, con 45 unidades, y que firmó pleno de victorias en su grupo de la Liga de Campeones.

Y todo ello pese a las numerosas bajas en apenas cuatro meses, llegando incluso a acumular hasta nueve de manera simultánea. El primero en caer, y con una ausencia de larga duración, fue el meta belga Thibaut Courtois, que se rompió el cruzado antes del inicio de curso. Misma lesión que Éder Militao en la primera jornada. Dos ‘palos’ para los planes de Ancelotti, teniendo en cuenta la jerarquía e importancia de ambos futbolistas. Para colmo, David Alaba sufrió hace días la misma lesión.

También pasaron por la enfermería Aurelien Tchouameni, Kepa Arrizabalaga -teórico sustituto de Courtois-, Arda Güler -sin debutar todavía-, Ferland Mendy y Dani Ceballos. Y siguen en ella Dani Carvajal, Vinícius Júnior y Eduardo Camavinga. Además, los merengues tuvieron que afrontar también sanciones a Nacho Fernández y Antonio Rüdiger.

RÜDIGER, LÍDER; Y EL DERBI DEL METROPOLITANO, PUNTO DE INFLEXIÓN

Sin embargo, el antídoto elaborado por Ancelotti fue la pareja Rüdiger-Alaba, que, pese a cierta debilidad del austriaco, funcionó a la perfección sin el ‘mariscal’ brasileño, con el alemán elevando su nivel pasando con matrícula el exigente examen para liderar la mejor defensa del Real Madrid en más de 50 años. Además, Lunin, con 4 goles en 7 partidos (0,7 por partido), y Kepa, con 7 goles en 11 jornadas (0,64), han defendido con garantías la siempre complicada meta del conjunto madridista.

En las primeras 18 jornadas domésticas, el equipo madridista sólo ha recogido 11 balones de sus redes, algo que únicamente había ocurrido en otras dos ocasiones en su historia. Y en ambas terminó ganando la Liga. En la temporada 1961-1962, también lamentaron 11 goles en contra en el mismo periodo, con José Araquistáin ganando el ‘Zamora’.

En Un Juego Táctico, El Real Madrid Exhibe Una Calma Calculada En Su Búsqueda De Kylian Mbappé. En El Bernabéu, La Gestión Del Tiempo Se Convierte En Una Danza Reflexiva, Desprovista De Desesperación O Urgencia. La Conciencia Imperante Es Que El Futuro Está Robustamente Resguardado Con Talentos Emergentes Como Bellingham, Vinicius, Rodrygo Y Endrick. Sin Embargo, En La Misma Medida, El Club Blanco Es Consciente De Que Oportunidades Como La De Mbappé Son Joyas Raras Que No Pueden Pasarse Por Alto. Así, El Real Madrid Teje Su Estrategia Con La Serenidad De Quien Entiende Que La Grandeza Se Construye Tanto En El Presente Como En La Visión A Largo Plazo, Desplegando Sus Cartas Con Paciencia Y Perspicacia En Este Intrigante Tablero De Fichajes.

Diez años después, en la 1971-1972, misma cifra de tantos encajados con Mariano García Remón en la portería. Y ahora, 52 años más tarde, el Real Madrid de la quinta temporada del técnico italiano repite unos registros defensivos históricos, para comandar la tabla doméstica.

En este primer tramo hasta fin de año, el Real Madrid dejó la portería a cero en nueve ocasiones, en la mitad de los partidos disputados -Athletic Club, Celta, Las Palmas, Girona, Osasuna, Rayo Vallecano, Cádiz, Granada y Alavés-. Y el clic en la zaga merengue fue la dolorosa derrota en el Metropolitano, donde el equipo sufrió demasiado en defensa, con un planteamiento débil al que se le vieron fácilmente las costuras.

Tras ese duelo, Ancelotti incorporó alguna corrección -como defender sin balón con dos líneas de cuatro muy juntas y Bellingham tirado a la izquierda- para mejorar considerablemente los datos. Y los números posteriores dan la razón a los ajustes del italiano, ya que el Real Madrid, desde ese varapalo, solo ha encajado 5 tantos en las últimas 12 jornadas.

Una mejoría que ha permitido al italiano celebrar su mejor inicio en términos defensivos en sus ya cinco temporadas como entrenador blanco, en dos etapas, tras sus primeros 18 encuentros. En su primer año, en la 2013-2014, su equipo concedió 22 tantos, el peor dato en el banquillo merengue, mientras que en la 2014-2015 y en la 2022-2023 fueron 16; y en la 2021-2022, 15. Sin embargo, salvo en la de la última conquista liguera y en su primer año, el equipo no logró mantener esa solidez defensiva en la segunda parte de la campaña.

LUNIN SE QUEDA SIN ZAMORA; KEPA SÍ PODRÍA OPTAR

Sin embargo, estos números no permitirán a Lunin optar al premio ‘Zamora’, debido a la reciente rotación por la que opta el preparador italiano en la portería. Ancelotti alineó a Kepa en el último compromiso doméstico Mendizorroza, impidiendo así que el ucraniano, que ha jugado 7 encuentros -restan 20- alcance los 28 partidos mínimos -con un mínimo de 60 minutos en cada uno- que marca la norma para poder hacerse con ese reconocimiento.

El meta vasco, con peores números que Lunin en este inicio, sí podría pelear por el ‘Zamora’, que ahora lidera el guardameta de la UD Las Palmas Álvaro Valles. Así, podría ser el primer portero madridista desde que Courtois en la 2019-2020. Antes lo ganaron Iker Casillas, en la 2007-2008; y Paco Buyo, en la 1991-1992.

Todas estas asombrosas cifras defensivas -las terceras mejores tras los 9 goles en contra del Niza francés y los 7 recibidos por el Inter italiano- se convierten en un argumento más para ver al Real Madrid como gran candidato al título liguero, con Barça, Atlético y Girona también como aspirantes.

Además, ya en 2024 será el calendario quien examine el equilibrio y el esfuerzo defensivo merengue, con la Copa del Rey entrando en liza en el primer fin de semana del año, sin respiro si alcanzan las semifinales del torneo. Desde principios de enero hasta el parón internacional de marzo, se disputarán once jornadas ligueras, cuatro rondas coperas (tres a partido único y las semifinales a doble vuelta), los octavos de Champions y la ‘Final a Cuatro’ de la Supercopa de España, primer título del año.

Esto se traduce en actividad tanto en fines de semana como entre semana desde el 2 de enero, cuando se reanuda LaLiga, hasta el 15 de marzo, cuando concluyan los cruces continentales. De este modo, sin contar una hipotética final de la Supercopa y en el caso de que los blancos llegasen a las semifinales del ‘torneo del k.o’, acumularían hasta finales de marzo 19 partidos en dos meses y medio, 20 si alcanzan la pelea por el título en Arabia Saudí.