viernes, 12 abril 2024 23:13

El sueño de la ’33’ de Alonso y la genialidad de Sainz, protagonistas en una F1 2023 de Verstappen

La temporada 2023 de Fórmula 1 (o F1) finalizó hace un mes con Red Bull y el neerlandés Max Verstappen como absolutos dominadores, en un año en el que destacaron también los ocho podios de un Fernando Alonso (Aston Martin) que volvió a ilusionar a los aficionados con la victoria número 33 más de una década después de la última, un éxito que, sin embargo, fue propiedad de Carlos Sainz (Ferrari), único piloto capaz de tumbar la tiranía del equipo austriaco.

La superioridad de ‘Mad Max’ y la escudería austriaca ha sido incontestable en este 2023. Prueba de ello son los 13 récords batidos por el doble campeón del mundo este curso. Entre ellos, destacan los de mayor número de victorias (19) y de podios (21), más victorias consecutiva (10), máximo número de puntos en una temporada (575), mayor cantidad de puntos sobre el segundo (290), el de 1.003 vueltas liderando de 1.325 posibles, o el máximo número de carreras consecutivas como líder del Mundial (39, desde el GP de España de 2022).

Un currículum tan envidiable como espectacular que le auparon, sin oposición hasta su tercer título cuando restaban seis carreras para el tradicional final de fiesta en Abu Dabi. Ni siquiera su compañero de equipo, el mexicano Sergio Pérez, fue rival para el neerlandés, sólo logrando dos victorias en todo el año.

Con unos test de pretemporada sorprendentes, la revelación del curso, con un inicio ilusionante, fue Aston Martin. La escudería británica parecía que ofrecería a Alonso el coche con el que mirar a los ojos a Verstappen y Red Bull. Y lo consiguieron por momentos, aunque la irregularidad y una evolución que no se mantuvo en el tiempo mataron las escasas opciones de ser la alternativa.

Sin embargo, el asturiano exprimió desde el principio el bólido verde para soñar, 11 años después de su última victoria -en el Gran Premio de España de 2012-, con subir al primer cajón del podio. Y es que el 2023 será recordado por la afición española como aquel eterno ‘casi’, aunque se recuperara la ilusión con un piloto español que se convirtió en el piloto con más vueltas realizadas y más carreras disputadas desde que partiera de la parrilla inaugural en Baréin.

Verstappen

Fue allí cuando emocionó con su carta de presentación en forma de tercer puesto, resultado que repetiría en Arabia Saudí, Australia y Miami en las cinco primeras carreras. El inicio exultante y fulgurante no fue casualidad y se confirmó con los segundos puestos en Mónaco, donde rozó la ansiada ’33’ pero una mala decisión de neumático frustró el sueño, y Canadá.

En total, seis podios en las ocho carreras iniciales que le colocaron a la estela de Verstappen y como gran candidato a hacerle frente durante la temporada. Sin embargo, el inesperado crecimiento de Aston Martin en el primer tercio de temporada no fue tal a mitad de curso, ya que en las once carreras posteriores a Montreal solo disfrutó del oasis de Zandvoort, donde se subió al segundo cajón gracias a una actuación heroica bajo la lluvia.

Alonso todavía tenía preparado una maravilla para la recta final con la acción de la temporada -así lo premió la FIA-. El doble campeón del mundo firmó un podio increíble en Brasil tras los abandonos en Austin y México. El español recuperó el podio en la última vuelta, llegando pegados a la línea de meta el Aston Martin y el Red Bull de ‘Checo’, siendo tercero por 53 milésimas. Logró su octavo podio, clave para terminar cuarto del Mundial, y el 106 de su carrera para situarse cuarto en esta clasificación empatado con el francés Alain Prost.

La otra nota positiva fue un Carlos Sainz brillante en un histórico GP de Singapur. Fue en el circuito semiurbano asiático donde los Red Bull no pudieron mantener el ritmo dominante del resto del curso, y donde no pudieron ganar -se impusieron en 2023 en 21 de las 22 carreras disputadas-. Ferrari y el madrileño se convirtieron en los únicos capaces de batir a los austriacos.

Carlos Sainz

En Singapur, el español se hizo con la ‘pole’ y con el triunfo en un fin de semana inolvidable. Mientras que Verstappen y Pérez solo pudieron ser quinto y octavo, respectivamente, en el único borrón para Red Bull durante el año.

Sainz demostró además conocimiento y destreza para defender el primer puesto por delante del británico Lando Norris (McLaren) en las últimas vueltas, permitiendo a este gozar del DRS para que no fuera un problema añadido y pudiera celebrar sin sustos ese ansiado triunfo.

Esta victoria es la segunda en la carrera del madrileño, que terminó el 2023 con 3 podios y séptimo en el Mundial de Pilotos con 200 puntos, sólo 6 menos que su compañero, el monegasco Charles Leclerc, con 6 cajones durante el curso. Sin embargo, Sainz todavía no sabe dónde correrá en 2025, con el futuro en Ferrari todavía convertido en una incógnita.

El español también fue protagonista de una de las situaciones más singulares de los últimos tiempos. En los Libres del estreno de Las Vegas en el Mundial, en un GP rodeado de espectáculo y glamour, Sainz vio como una alcantarilla destrozaba los bajos de su monoplaza, provocando numerosos y obligados cambios en su Ferrari, con las posteriores sanciones de la FIA, pese a que fue por un motivo externo visiblemente reconocible.

LA IGUALDAD DEBERÁ ESPERAR ¿HASTA 2026?

Tras el 2023, parece que una lucha igualada por el título, como en 2021 con Verstappen y el británico Lewis Hamilton (Mercedes) pugnando hasta la última carrera, es inviable con la actual reglamentación. La hegemonía de Red Bull es lo suficientemente consistente como para verse amenazada por el resto de la parrilla, que sin embargo si demuestran ser competitivas en el mundo de los ‘mortales’.

Por detrás de los de Christian Horner, McLaren evolucionó exponencialmente con la pareja Lando Norris-Oscar Piastri en la segunda mitad de temporada, peleando con Mercedes y Ferrari arriba, mientras que Aston Martin deberá mejorar en regularidad y polivalencia, para no sufrir tanto en según qué circuitos.

Sin cambios en los asientos de la parrilla para 2024, parece que será en 2026, con motores más sostenibles, coches más pequeños y la entrada de nuevas marcas como Ford, Audi o Cadillac, cuando el ‘Gran Circo’ dé un vuelco y gane en competitividad y emoción.