viernes, 1 marzo 2024 8:22

El día en el que la NBA tomó la matrícula a Drazen Petrovic

El Open Mcdonalds es un torneo recordado por muchos. La segunda edición se disputó en 1988 en Madrid. Más de 35 años han pasado ya y muchos aún recuerdan la primera vez que un equipo de la NBA jugó en España. El torneo lo marcó el marcaje de Pep Cargol a Larry Bird, el mítico alero rubio de los Boston Celtics, pero en aquel choque, de nuevo exhibió su talento, el croata -entonces yugoslavo- Drazen Petrovic, el demonio de Sibenik. Esa temporada fue brutal y ante los estadouidenses demostró, para disgusto posterior de la afición blanca, que era un jugador que podía brillar en la NBA. El genio, odiado por los merengues en la Cibona y amado cuando Ramón Mendoza consiguió firmar a un jugador que tenia como destino el Barcelona de Salvador Alemany, hizo una gran temporada, pero no supo salir con clase del Madrid. Se dio a la fuga para jugar en los Portland Trail Blazers. No rascó bola, lo mismo que le pasó en su día a Fernando Martín, que, por cierto, no le ‘tragaba’. Parmalat patrocinaba entonces al Real Madrid.

LA NBA EN EL PALACIO

Real Madrid, Scavolini de Pescaro, la selección de Yugolavia y Boston Celtics. Este fue el cartel que se puso a Madrid en el mapa mundial del deporte de la canasta en octubre de 1988. El Palacio de los Deportes, actual WiZink center acogió el show en formato final four.

El torneo, con formato de final four, enfrentó en la primera semifinal a los Celtics con la selección yugoslava de Vlade Divac, Dino Radja, Zarko Paspalj y Tony Kukoc y vencieron los estadounidenses por 113-85. En el otro emparejamiento, el Madrid superó al Scavolini de Pesaro de Walter Magnifico y Ario Costa por 108-96. “Nuestra principal preocupación era derrotar al Scavolini porque estábamos ansiosos por jugar contra los Celtics”, contó en su día el que fuera base del Real Madrid, José Luis Llorente. “Aunque algunos ya nos habíamos enfrentado contra Jordan por ejemplo en los juegos del 84, era el encuentro de dos mundos”, completa.

Real Madrid, Scavolini de Pescaro, la selección de Yugolavia y los Boston Celtics conformaron el cartel del torneo open mcdonalds

La franquicia más laureada de la historia, que entonces ya sumaba 16 de los 17 títulos de su palmarés, afrontó con suficiencia la primera competición oficial de un equipo estadounidense fuera de su galáctico ecosistema.

LOS CELTICS, A LA FINAL

Bird y compañía superaron con claridad a los yugoslavos en su semifinal (113-85) y tuvieron que emplearse a fondo para derrotar a los madridistas en la final (111-96), un partido igualadísimo que no se resolvió hasta el último cuarto. Fue el 23 de octubre de 1988, y probablemente lo que más se recuerda de aquel partido es la actuación del alero madridista Pep Cargol…con Bird enfrente. Don Larry fue decisivo con 29 puntos, pero Cargol le metió 15, con algunas acciones de mérito que superaron al legendario alero de Indiana.

Real Madrid

Con los Celtics estuvieron todas sus estrellas: Dennis Johnson, Danny Ainge, Larry Bird, Kevin Mc Hale, Robert Parish, Brian Shaw, Reggie Lewis…Al Real Madrid lo capitaneaba Drazen Petrovic, y junto a él estaban los Fernando Martin, Biriukov, Romay, Llorente, Villalobos, Antonio Martín, Johnny Rogers, Cargol… Por si fuera poco, además del torneo, Madrid disfrutó de un extraordinario regalo adicional: un clinic a cargo nada más y nada menos que del mítico Julius Erving.

Bird
Larry Bird, Estrella De Los Celtics.

¿Y la gran figura del Madrid? Drazen Petrovic hizo 22 puntos, rayó a gran nivel y si los ojeadores de la NBA tenían dudas, el genial 5 se las disipó.

La temporada de Petrovic fue fantástica. Ganó la Copa del Rey con el Madrid ante el Barcelona y la recopa ante el Caserta del bombardero Óscar Smith Becerra, que luego jugó en el Fórum de Valladolid, el club en el que estuvo Sabonis al dejar el Zalguiris  y que le sirvió de adaptación para fichar por el Madrid.

Petrovic era de Drazen y nadie más. Lo demostró con la fuga del Madrid, con el que tenía contrato en vigor, para irse  a la NBA. Le faltó clase y le sobró soberbia. Además se fue sin el título de liga. Los blancos cayeron por 3-2 en la final con el Barcelona de Norris y Epi.

El genio de Sibenik encendió el Palacio de los Deportes y meses más tarde se fue a la NBA

Drazen estuvo brutal en la serie y de su mano con 42 puntos en el cuarto partido forzó que la liga se jugara en el quinto choque. “El genio de Sibenik encendió el Palacio de los Deportes con 42 puntos con 15 de 24 tiros (8 de 11 triples incluidos)”, contó Gigantes del Basket’. En el quintó el Barça, de la mano de Epi se llevó el título. Fue un choque con seis eliminados por parte del Madrid, que acusó al árbitro Juanjo Neyro de robarles el partido. Neyró se vengó del escupitajo de Petrovic en el Torneo de Puerto Real (Cádiz). Petrovic perdió la liga con el Madrid y meses más tarde se dio a la ‘fuga’ para irse a la NBA.