Portadas de discos de rock clásico que hoy en día estarían súper prohibidas

En el universo del rock clásico, las portadas de los álbumes han sido, desde siempre, un terreno fértil para la provocación y la rebeldía. A lo largo de seis décadas, estos registros visuales han desafiado normas sociales, desatado polémicas y, en ocasiones, han desencadenado verdaderos escándalos que han marcado la historia de la música.

En esta travesía por la memoria musical, hoy nos dedicamos a analizar el arte de tapa de discos icónicos que, en su momento, desafiaron límites y hoy en día, sin duda alguna, levantarían más de una ceja y estarían súper prohibidos. Desde el enfrentamiento frontal contra las moralidades de la época hasta la desafiante resistencia contra las estructuras eclesiásticas, estas portadas han dejado una huella imborrable en la estética del pop y el rock del siglo XX y XXI.

Lovesexy de Prince, una de las portadas de discos de rock prohibidas

Lovesexy De Prince

En el año 1988, Prince desafió con atrevimiento las convenciones establecidas al presentar la portada de su álbum «Lovesexy». En ese momento, el músico de Minneapolis, ya reconocido como un genio provocador, se encontraba en la cima de su carrera, con una serie de obras maestras a sus espaldas. Sin embargo, lejos de amoldarse a convencionalismos, decidió prescindir de cualquier barrera al exhibir su esculpido cuerpo en paños menores.

Este acto de provocación no solo desafiaba las expectativas sociales de la época, sino que también iba en contra de la rígida etiqueta de Parental Advisory Advice propuesta por la PMRC. La portada de «Lovesexy» se convirtió en un emblema de la audacia de Prince, marcando un hito en la historia de las prohibiciones y las provocaciones dentro del universo musical.