Descubre los requisitos clave para cobrar la pensión de viudedad después de los 65

La pensión de viudedad es una prestación pública que puede solicitar cualquier persona tras la muerte de su cónyuge o pareja de hecho. Se trata de una ayuda económica vitalicia que nace con el objetivo de proteger al superviviente, compensando la pérdida de ingresos que suele suponer el fallecimiento. Con más de 2,3 millones de beneficiarios, la mayoría mujeres debido a su mayor esperanza de vida, esta pensión cubre las necesidades básicas del hogar en el que antes entraban dos sueldos o pensiones. Su importe equivale al 52% de la base reguladora, aunque este porcentaje aumenta al 60% si el perceptor cumple ciertos requisitos como tener más de 65 años, no percibir otra pensión y no superar unos ingresos máximos anuales. A continuación te contaremos cuáles son los requisitos claves para poder cobrar esta pensión, aunque tengas más de 65 años.

¿Quién puede solicitar la prestación?

¿Quién Puede Solicitar La Prestación?

La pensión de viudedad la pueden pedir los cónyuges supervivientes o parejas de hecho cuando fallece uno de los integrantes de la unión. Los requisitos varían en función de si el solicitante tenía vínculo matrimonial o no en el momento de la defunción. En caso de matrimonio, el único requisito es acreditar la relación conyugal vigente cuando se produce el fallecimiento. No se exige ningún periodo mínimo previo de alta en la Seguridad Social ni de cotización por parte del causante. Sin embargo, para las parejas de hecho no casadas los requisitos son más estrictos. Tienen que demostrar una convivencia estable e ininterrumpida durante al menos 5 años. O bien tener hijos en común con el fallecido. En algunos casos también es válida la acreditación de pareja de hecho mediante documento público en una comunidad autónoma.