El misterio de la memoria: investigación de la Universidad de Basilea revela por qué algunas personas recuerdan más que otras

La memoria humana, una maravillosa y compleja facultad, sirve como el archivo de nuestra existencia, tejiendo la trama de nuestras experiencias pasadas y permitiéndonos navegar por el presente. Desde la capacidad de recordar momentos significativos hasta el aprendizaje constante, la memoria es el hilo conductor que une nuestra historia personal. En el artículo de hoy, descubriremos como un grupo de investigadores ha descubierto el por qué algunas personas recuerdan más que otras.

Image 72

Investigación de la Universidad de Basilea revela por qué algunas personas recuerdan más que otras

Image 73

La capacidad de memoria humana, una facultad intrincada y fascinante, revela su diversidad en el vasto espectro de habilidades mnésicas que poseen las personas. Este fenómeno no solo ha desconcertado a la ciencia, sino que ha inspirado investigaciones exhaustivas para desentrañar los misterios de por qué algunas personas tienen una memoria prodigiosa mientras que otras parecen luchar más en este ámbito.

La memoria episódica, que abarca la habilidad de recordar eventos y experiencias personales en un contexto espacio-temporal específico, se convierte en el foco de muchas indagaciones científicas. Desde la recepción de información a través de los sentidos hasta su procesamiento y almacenamiento, múltiples sistemas cerebrales colaboran en esta intrincada danza cognitiva.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Basilea se destaca como la investigación más extensa sobre imágenes funcionales dedicada a la memoria. Al involucrar a cerca de 1,500 participantes entre las edades de 18 y 35 años, el estudio les pidió memorizar un total de 72 imágenes mientras los científicos registraban la actividad cerebral mediante resonancia magnética. El resultado reveló notables diferencias en el rendimiento mnésico entre los participantes.

En particular, las regiones cerebrales, incluido el hipocampo, mostraron una conexión directa entre la actividad cerebral durante la memorización y el rendimiento posterior de la memoria. Aquellos con una memoria excepcional exhibieron una mayor activación en estas áreas. Sin embargo, otras regiones cerebrales relevantes para la memoria, ubicadas en la corteza occipital, mostraron una actividad similar en individuos con diversos niveles de rendimiento mnésico.

Este estudio también logró identificar redes funcionales en el cerebro vinculadas al rendimiento de la memoria. Estas redes engloban diversas regiones cerebrales que se comunican entre sí para facilitar procesos complejos como el almacenamiento de información.

Léonie Geissmann, primera autora del estudio y profesional de la División de Neurociencia Cognitiva del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea, afirmó: «Los hallazgos nos ayudan a entender mejor cómo se generan las diferencias en el rendimiento mnésico entre individuos». Sin embargo, explicó que las señales cerebrales de un solo individuo no son concluyentes para determinar su rendimiento mnésico.

Este descubrimiento adquiere especial relevancia para investigaciones futuras que busquen establecer vínculos entre características biológicas, como marcadores genéticos, y señales cerebrales. Esto podría permitir ajustar intervenciones para prevenir pérdidas cognitivas o tratar patologías como el Alzheimer. Este estudio forma parte de un proyecto de investigación más amplio liderado por el Grupo de Investigación de Neurociencias Moleculares y Cognitivas (MCN) del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea y las Clínicas Psiquiátricas Universitarias (UPK) de la misma ciudad, con el objetivo de comprender mejor los procesos de la memoria y aplicar los hallazgos de la investigación básica a aplicaciones clínicas. David Coynel también contribuyó al equipo de trabajo.