martes, 5 marzo 2024 2:40

‘El Clásico’ se juega con la manita del Barça de Romario en el recuerdo

El Clásico‘ vuelve esta tarde. El Barcelona recibe al Real Madrid en un encuentro, a priori, muy igualado. No fue igualado, ni mucho menos, el Barça-Madrid de la temporada 93-94, es decir hace 30 temporadas. El cuadro azulgrana goleó a los blancos en un choque en el que Romario hizo famoso en todo el mundo un regate: ‘La cola de vaca’ El ‘Dream Team’ ganó 5-0 a los merengues. Romario marcó tres goles. Luego vendrían más ‘manitas’ mutuas entre el equipo catalán y el conjunto madrileño. Kappa era el patrocinador técnico del Barcelona en la goleada del 94, mientras que Teka lucia en la camiseta del Real Madrid.

La campaña 93-94 fue la última del ciclo ganador del Barcelona de Cruyff y del periodo de sequía en la Liga para el Real Madrid. El Barça se llevó el título sobre la bocina, en la última jornada y el Madrid solo levantó la Supercopa.

En los enfrentamientos directos, dos victorias del Barcelona. La primera, la goleada; la segunda, un 0-1 en el Bernabéu que le ayudó a seguir con vida en la lucha por el título de de Liga.

EL CLÁSICO DESIGUAL

El 8 de enero de 1994 el Madrid visitó el campo del Barcelona. Lo hizo siendo muy inferior al cuadro catalán y así se vio en el césped. Los merengues no pudieron en ningún momento con los jugadores del Dream Team. En la primera parte el Barcelona no creó mucho peligro hasta que la pelota le llegó a Romario en el minuto 24. El brasileño recibe de espaldas fuera del área. Balón en su pie derecho, giro extraordinario que deja con el molde a Alkorta y definición bestial, con un toque fuerte lleno de clase ante Buyo. 1-0 y al descanso.

El 8 de enero de 1994 el Madrid visitó el campo del Barcelona y salió goleado

En el segundo tiempo, a los 47 minutos el partido quedó casi decidido. Falta al borde del área y Koeman, con gran clase, la coloca fuera del alcance del portero del Madrid.

Después del tanto local, sin reacción, el Barcelona se dio un festín, con Michael Laudrup ya en el campo. El mediapunta danés lució espléndido. Sin embargo, antes de que el atacante diera un gol en bandeja a Romario, Guardiola, como en el primer tanto, fue quien inició la jugada. En este caso, un pase en largo que superó la defensa adelantada de los del Real. Dos contra el portero y Romario esperando el pase. Pan comido. Gol a puerta vacía de ‘O baixinho’. Era el minuto 57 y la losa era pesadísima para el equipo que entrenaba Benito Floro.

El Ciasico 1
El Delantero Romario Da Souza.

EL FALLO DE LUIS ENRIQUE

El Real no tuvo su día. En el minuto 81 llegó el cuarto tanto de los locales. Laudrup roba la cartera al lateral izquierdo del Real Madrid, que falla en el control y sirve un gol hecho a Romario,  que revienta la red con un disparo a quemarropa.  El fallo de Luis Enrique dejaba a los pies de los caballos a su persona, al equipo y al entrenador. Era la muestra  de un equipo que no daba para más. Cuatro goles y quedaba un quinto por sufrir. Este llegó en el minuto 87 y lo marcó un centrocampista que pasó sin pena ni gloria por el Barcelona. Iván Iglesias, que fue un jugador de gran clase en el Sporting de Gijón, pero que no triunfó en el cuadro catalán.

Este tanto lo celebró la afición local como una gran fiesta. Para la fotografía y la historia, el gesto de Toni Bruins Slot, del equipo técnico de Cruyff, celebrando el quinto con el gesto de la manita.

El Clasico 1

Para la fotografía y la historia, el gesto de Toni Bruins Slot, del equipo técnico de Cruyff, celebrando el quinto con el gesto de la manita

Esa temporada el Madrid sufrió mucho. Se quedó fuera de todas las competiciones relevantes muy pronto.  Mientras el Barça ganaba la Liga y caía en Champions ante el Milán de Capello.

En ese periodo el entonces presidente del Real Madrid ya preparaba la campaña siguiente. Tanteaba a Jorge Valdano y a Laudrup, que se subió al avión para cambiar Barcelona por Madrid. El danés se cansó de que Cruyff le convirtiera en un segundón y optó por llegar al Bernabéu, que llevaba tiempo sin contar con un jugador de esa categoría.

Laudrup fue campeón con el Madrid la temporada 94-95. Valdano, cuentan las lenguas bien informadas que le dijo a Mendoza. “Somos campeones, pero no somos un equipo campéon”.  Valdano aguantó temporada y media en el Madrid.  De Mendoza pasó a Lorenzo Sanz, que se lo cargó con la temporada 95-96 en marcha. Llegó Fabio Capello en la 96-97, el Madrid recuperó la liga y la Champions, después, con Heynckes, en 1998.