jueves, 13 junio 2024 6:33

España quiere amarrar su futuro olímpico en el competido Mundial de Valencia

El Campeonato del Mundo de gimnasia rítmica arranca este miércoles en la Feria de Valencia, un torneo que encarará su 40ª edición hasta el 27 de agosto con más de 200 participantes y en el que se decidirán nueve títulos mundiales y casi una veintena de codiciadas plazas olímpicas, con España dispuesta a aprovechar su condición de anfitriona y con Bulgaria e Italia como selecciones favoritas.

La ciudad del Turia se vestirá de gala desde este miércoles y hasta el próximo domingo para recibir a un total de 222 gimnastas de 62 países (88 en individual y 134 en conjuntos), que se disputarán en la Feria de Valencia los nueve títulos, las medallas y el acceso a los Juegos Olímpicos de París 2024.

Un premio opulento y codiciado por las diferentes selecciones y gimnastas, que se repartirán en un evento que podría ser uno de los más disputados en los 60 años de historia de este deporte. Y será en España, país que más Mundiales de rítmica ha albergado, ya que Valencia es la quinta ciudad española que acoge este certamen después de Madrid (1975, 2001), Valladolid (1985), Alicante (1993) y Sevilla (1998).

Así, el equipo español se juega en casa las dos opciones que este torneo presenta para las gimnastas Polina Berezina y Alba Bautista, octava y decimoséptima en los últimos Europeos, respectivamente. Ambas deben estar dentro de las 14 primeras deportistas en la primera ronda, para que la gimnasia rítmica española vuelva a unos Juegos, después de su dolorosa ausencia en Tokio 2020.

Berezina, de 25 años, y Bautista, de 21, competirán este miércoles, debutando la segunda en pelota poco antes de las 16.00 horas y después, con el aro. Mientras que la afincada en Guardamar de Segura saltará al tapiz pocos minutos después con los mismos dos aparatos. En la segunda jornada, las aspirantes españolas arrancarán con la cinta en torno a las 18.00 y después se desempeñarán con las mazas, siempre con las medallas y el futuro olímpico en juego en ambos días.

Y es que las 18 finalistas y las 14 plazas olímpicas, las que se reparten en categoría individual, saldrán de la suma de las tres mejores notas de las cuatro que las gimnastas obtengan. Un reto complicado para Berezina y Bautista, que sin embargo llegan espoleadas gracias a un Europeo por encima de las expectativas. Aunque las últimas medallas en individual en un Mundial datan de 1993, con el oro en mazas de Carmen Acedo y la plata en mazas de Carolina Pascual.

En conjuntos, España llega con los deberes hechos, ya que no tendrán la presión de sellar un billete olímpico del que ya gozan gracias a su bronce en el concurso general de los Campeonatos del Mundo del año pasado en Sofía (Bulgaria). Fue la primera gran noticia para una deprimida rítmica española que sufrió ese gran fiasco de los Juegos de Tokio solo un año antes.

Así, el objetivo principal del conjunto nacional formado por Inés Bergua, Salma Solau, Ana Arnau, Mireia Martínez y Patricia Pérez en el torneo que clausura la temporada de rítmica será exprimir la condición de local para afianzarse entre las mejores. El equipo iniciará su participación con el ejercicio de cinco aros (16.32 horas), en la que fueron bronce en el anterior Mundial, para a continuación, ejecutar su rutina de tres cintas y dos pelotas (17.20).

Al margen de las metas de España en el torneo y con el veto a rusas y bielorrusas, este Mundial tendrá un claro predominio europeo, con las vigentes campeonas mundial, la italiana Sofia Raffaeli, y europea, la búlgara Boryana Kaleyn, como las grandes favoritas al oro absoluto en la final de este sábado -se suman las cuatro notas, sin descartar ninguna-. También entran en las quinielas la también búlgara Stiliana Nikolova y la alemana Darja Varfolomeev.

Con cinco oros en el Mundial de 2022, la italiana está llamada a ser la rival a batir, con el potencial de gimnastas emergentes como la húngara Fanni Pigniczki, la ucraniana Polina Karika y la israelí Daria Atamanov, que debutará en el Campeonato Mundial un año después de conquistar el oro en el Europeo en concurso individual.

El presidente de la Real Federación Española de Gimnasia (RFEG), Jesús Carballo, aseguró en vísperas de esta cita que será un Mundial «inolvidable» en el que «todas las gimnastas, entrenadores, jueces, instituciones, patrocinadores y afición disfruten de Valencia como epicentro de la mejor gimnasia mundial».

Mientras tanto el Presidente de la Federación Internacional de Gimnasia (FIG), el japonés Morinari Watanabe, destacó la importancia del torneo por las «codiciadas plazas olímpicas» en juego. «Cada punto contará, el nivel será alto y las actuaciones impresionantes», concluyó Watanabe.