miércoles, 21 febrero 2024 19:37

Laudrup, uno de los mejores «robos» del Real Madrid al Barça en su historia

Uno de los mejores socios de Romario en el Barcelona fue Michael Laudrup. El media punta danés  dio muchísimos pases de gol al delantero brasileño, pero esta magia duro solo una temporada porque la 1994-95 Michael Laudrup fichó por el Real Madrid. Laudrup se hartó de las rotaciones que hizo de las ‘vacas sagradas’ el técnico Johan Cruyff y cayó rendido ante un seductor en los negocios como Ramón Mendoza. Laudrup pasó a hacer las delicias del público del Bernabéu, ávido de jugadores con magia.

LAUDRUP Y EL CUARTO EXTRANJERO

La famosa historia del cuarto extranjero complico las cosas a Michael Laudrup, sobre todo en la Liga de Campeones, donde solo podían jugar tres extranjeros lo cual dejaba a uno fuera. Muchas veces le tocó a Laudrup y el gentleman danés se cansó y busco una salida. Con elegancia, sin una palabra más alta que otra, Laudrup puso fin a cinco temporadas en Can Barça, donde tuvo cuatro años magníficos, con tres ligas y una Champions, entre otras.

Laudrup 1
Michael Laudrup, El Gran Danés.

La última campaña de Laudrup en el Barcelona (1993-1994) dejó momentos mágicos, como el pase de sombrero que dio a Romario en el campo de Osasuna o la jugada del cuarto gol del Barcelona en el Clásico disputado el 8 de enero de 1994 en el Camp Nou. Laudrup dio un pase a Romario mirando al tendido y el brasileño metió un golazo, reventando la pelota desde cerca. Fue en el min 81 de un partido que terminó 5-0. La  famosa manita.

La última campaña de Laudrup en el Barcelona (1993-1994) dejó momentos mágicos, como el pase de sombrero que dio a Romario en el campo de Osasuna

Laudrup llegó al Barcelona en 1989 procedente del Juventus deTurín. Salió aburrido de una liga tan dura como la italiana, con unas defensas tremendas. En Barcelona encontró su sitio. Formó en ataque un triplete brutal con Hristo Stoichkov y Beguiristain. Un equipo sin delantero nato, a pesar de la brutal capacidad goleadora del búlgaro Stoichkov, que llegó al Barça en 1991 tras ser Bota de Oro, un premio compartido con Hugo Sánchez. Ambos marcaron 38 goles la campaña 89-90. Uno con el Real Madrid; el otro con el CSKA Sofía.

Volviendo a Laudrup. El danés jugó 296 partido con el Barcelona y anotó 96 goles.  Ganó 4 ligas, 1 Copa del Rey, 1 Supercopa de España, una Supercopa de Europa y dos Copas Generalitat.

LA DERROTA EN LA COPA INTERCONTINENTAL

En el debe de Laudrup queda la Copa Intercontinental que perdió ante el Sao Paulo de Brasil, el equipo de Raí, el hermano del mítico jugador brasileño Sócrates, el doctor que luchó contra la dictadura brasileña e hizo famosa aquella forma de gobierno de resistencia denominada “Democracia Corinthiana”. El Barsa perdió 2-1 en Japón. Fue en 1993, se enfrentó como campeón de la Champions al ganador de la Copa Libertadores. Raí y Müller marcaron dos golazos, dejando en nada el otro golazo, el de Stoichkov.

Laudrup fue un caballero hasta el final y fue decisivo en la victoria del Barcelona en la última jornada de la campaña 93-94, la liga que ganaron gracias al famoso penalti fallado por Djukic ante el Valencia. Un jugadón de Laudrup por la izquierda permitió a Stoichkov anotar el 1-1 momentáneo y marcó el cuarto tanto. El partido terminó con victoria azulgrana por 5-2.

Laudrup fue un caballero hasta el final y fue decisivo en la victoria del Barcelona en la última jornada de la campaña 93-94

Después de este partido, el Barca jugó la final de la Copa de la Champions. El Barcelona fue humullado por el Milán de Fabio Capello. Ganó 4-0 el cuadro italiano, un equipo en el que brilló Savicevic. Laudrup fue el extranjero descartado para este choque.  Ese fue el punto final de su etapa en el Barça. Luego fichó por el Madrid. Donde ganó una liga de la mano de Jorge Valdano.

Laudrup 2
Michael Laudrup En Un Partido En El Santiago Bernabéu.

LAUDRUP Y EL REAL MADRID

En la etapa del danés como merengue quedaron varios momentos estelares, pero, por encima, de todos, queda el robó a Bakero en el Real Madrid-Barcelona del 7 de enero de 1995. El Madrid ganó por goleada y devolvió la manita al Barça. El cuarto gol fue la pequeña revancha de Laudrup con su antiguo equipo. También con Cruyff, que lo maltrató en la última temporada. Una pelota en el vértice del área pequeña. En la parte izquierda. Iban 2-0 en el marcador y en el minuto 39, Laudrup lucha una pelota, se la quita a Bakero y le da un pase medido al jugador vasco para que Zamorano anotara el tercer tanto en el marcador. Después llegaron los tantos de Luis Enrique y Amavisca.

En la etapa del danés como merengue quedaron varios momentos estelares, pero, por encima, de todos, queda el robó a Bakero en el Real Madrid-Barcelona del 7 de enero de 1995

En la vuelta, disputada en el campo del Barcelona, Laudrup apenas entró en juego. se vio superado por un ambiente muy hostil hacia su persona. El Real Madrid perdió 1-0, si bien conquistó el título en el partido que se jugó en la penúltima jornada ante del Deportivo de La Coruña. Venció el Madrid 2-1, con goles de Amavisca y Zamorano.