domingo, 26 mayo 2024 8:26

La victoria más dolorosa de David Villa con España

La selección española de fútbol dio hace 15 años una gran alegría a sus aficionados. El motivo fue la victoria ante Rusia en la semifinal de la Eurocopa de 2008. La ‘Roja’ se clasificó para una final europea 24 años después de la que España de Miguel Muñoz y Arconada lo hiciera en la Eurocopa de Francia 84′. La final ante los franceses dejó un sabor amargo por la derrota, el mismo con el que se fue al vestuario antes de tiempo David Villa, que se lesionó ante los rusos y se perdió el choque de su vida ante Alemania. Sin embargo, el ‘Guaje’ disfrutó del triunfo español ante los germanos. Adidas era el patrocinador técnico de España en la Euro 2008

UN RESULTADO ENGAÑOSO

España se plantó en la final de la Eurocopa tras vencer 0-3 a Rusia en la semifinal. Sobre el papel, solo mirando el resultado, incluso 15 años después, el choque puede parecer un paseo, pero, a España le costó mucho derrotar a los rusos. De hecho, el primer tiempo finalizó con empate a cero.  Los españoles tuvieron dos ocasiones claras, pero ni Fernando Torres ni David Villa acertaron de cara al arco de los rusos, que, por su parte, pudieron ponerse por delante merced a un disparo de Pavlyuchenko, pero, el portero español Iker Casillas, rozó la pelota en una gran parada que frustró la clara acción de gol de los rusos en el antiguo Prater de Viena, el actual Ernst Happl, que, además, fue donde se jugó la final de la Eurocopa. Pavlyuchenko se fabricó en el minuto 30 solo una ocasión de gol. Controla en la frontal del área, se gira y le lanza un potente disparo a Casillas, que sale rozando su palo izquierdo.

Eurocopa 3

En ese minuto España contenía la respiración con la esperanza de que el delantero David Villa pudiera continuar sobre el terreno de juego, algo que no sucedió. Villa había lanzado una falta desde 35 metros en el minuto 29. Tras el lanzamiento, el punta asturiano sintió que algo no marchaba bien.  Hacía gestos ostensibles de dolor y, vencido por el mismo, el Guaje se echó al suelo. No podía continuar disputando la Eurocopa. El seleccionador Luis Aragonés mandó calentar a Cesc Fábregas, que fue su sustituto. Antes de entrar, Cesc comprobó que ‘El Santo’ Casillas estaba presente.  Una gran parada evitó que los rusos se pusieran por delante y España se fue al descanso con la portería a cero, lo mismo que Rusia.

El seleccionador Luis Aragonés mandó calentar a Cesc Fábregas que sustituyó a David Villa

La segunda parte fue otro cantar. España se puso por delante antes de los 5 primeros minutos del segundo periodo. Lo hizo en el minuto 49 y Xavi Hernández fue quien abrió la lata. Una larga jugada, con muchos toques de España y un remate a quemarropa del centrocampista del Barcelona, que ese día, ante los rusos, dio una clase magistral de dirección de un equipo. El gol llegó gracias a la pillería de Xavi, que llegó desde atrás para rematar un centro chut de Andrés Iniesta. Xavi entra con fe y remató de modo inapelable, haciendo inútil el intento de Akinfeev de detener el balón.  

XAVI TOMÓ LAS RIENDAS

Tras el primer gol, Xavi tomó las riendas. España bailó a su ritmo y si Torres tenía la pólvora mojada,  el punta David Güiza entró al estilo de Vinnie Johnson, el mejor sexto hombre de la NBA con los Detroit Pistons. Johnson era conocido como ‘el microondas’, ya que entraba siempre a los partidos como si no estuviera en el banquillo, muy entonado. Lo mismo que sucedió con Güiza, que entró a los 67 minutos y en el 72 ya había anotado. David Güiza entró en el área por el centro, controla con el pecho un preciso pase de Cesc y supera por alto a Akinfeev. España se ponía 2-0 y encarrilaba el pase a la final de la Eurocopa.

Silva dejó su selló en el partido con un gol llenó de clase, precisión y seguridad

No hay dos sin tres y Silva dejó su selló en el partido que dio a España el pase a la final de la Eurocopa. Fue con un gol llenó de clase, precisión y seguridad. Fue tras una preciosa jugada en la que Cesc volvió a ser  quien diera la asistencia. El centrocampista del Arsenal le puso un  balón de gol Silva, que, con su zurda de seda, la colocó donde no alcanza casi ningún portero. España se colocó 0-3 y con ese marcador, la final era un hecho. La Roja iba a tener la oportunidad de vengar tantas afrentas, de resarcirse de fracasos y ganar un título que no ganaba desde 1964 cuando Marcelino, en una España en blanco y Negro se impuso a la entonces URSS.

Eurocopa 2

En la final, el gol de Torres puso en pie a un país en crisis económica. Recordó a lo que decían los cracks brasileños sobre el Mundial de 1994. “Teníamos que ganarlo para dar una alegría a la gente”. Torres se vistió de Romario para con un toque de calidad dar el triunfo a España en la Eurocopa. Pero es una historia que les contaremos más adelante: la de la victoria de la selección española en la Eurocopa de 2008.