Los snacks menos saludables del supermercado según la OCU

Los snacks o aperitivos salados son un bocado tentador que encanta a niños y adultos. Gusanitos, ruedas, bolitas, nachos, ganchillos, fritos, estrellas, conos… los hay de un montón de formas y sabores. Están sabrosos y crujientes y tienen la característica de que una vez que empiezas cuesta mucho parar. Sin embargo, conviene controlarse porque no se trata de alimentos precisamente sanos, más bien todo lo contrario. Pero, ¿cuáles son los mejores y los peores del supermercado?

SNACKS SALUDABLES DE VERDAD

Encur

En cualquiera de los casos, este tipo de aperitivos salados deberían consumirse de forma muy ocasional. Tenemos otras opciones realmente santas de picoteo saludable que además es nutritivo y que incluso podemos comer sin tener que restringirnos.

Frutos secos crudos. Las almendras, nueces, anacardos, avellanas, pistachos, cacahuetes, etc son muy buenas opciones para comer entre horas. Son ricos en fibra y muy saciantes, además de estar deliciosos. Conviene evitar las versiones fritas o saladas.
Encurtidos. Aceitunas, pepinillos, cebollitas, alcaparras, berenjenas… hay muchas opciones y son saludables para la microbiota. Se recomienda evitar en caso de presión arterial elevada.

OTROS APERITIVOS QUE PUEDES TOMAR SIN MIEDO

Hummus 1


Tomatitos cherry. Son un rico bocado que puede servir de snack, aderezados con aceite de oliva y orégano o así, sin más, sin aliños.
Tacos de queso. El queso puede ser una buena opción para calmar el hambre entre horas, pero conviene consumirlo con ojo, ya que también puede contener muchas grasas y sal.
Untables vegetales. Un snack de crudités o pan integral con hummus o guacamole casero siempre deja el paladar y el estómago satisfechos.
Palomitas caseras. Las palomitas hechas en casa son otra opción saludable, sobre todo si agregamos poca sal y las hacemos con aceite de oliva.