Quantcast

Mossos apuesta por pulseras de seguimiento para maltratadores y anima a las víctimas a denunciar

La portavoz de los Mossos d’Esquadra, Montserrat Escudé, ha explicado que la policía catalana está apostando por pulseras de seguimiento para hombres que hayan maltratado a mujeres, y ha animado a las víctimas a denunciar.

En una entrevista en Rac 1, recogida este jueves por Europa Press, Escudé ha manifestado que, cuando los agresores tengan una medida de prohibición de aproximación, el juez «puede determinar que la vigilancia se haga con este mecanismo telemático».

«La víctima y el agresor tienen que llevar una pulsera cada uno, y se programa con los metros acordados en la medida interpuesta por el juez. Si la central de alarmas detecta que el agresor entra en una zona próxima a la víctima, llama a esa persona y la avisa. Si no se retira, se activa a la policía y a la víctima», ha añadido.

Escudé ha detallado que actualmente en Catalunya hay 38 personas con pulseras de seguimiento: «Lo que podemos decir es que ahora mismo hay 38 personas con pulsera, y que no hemos tenido nunca una tentativa de homicidio o un homicidio con personas que llevaban este dispositivo».

«PUEDE GENERAR ANSIEDAD»

Por contra, ha asegurado que muchas mujeres «no quieren esta presión» de llevar la pulsera, porque dependiendo de los metros en los que se encuentre el agresor, la central llama a la mujer.

«Es una medida que desde el punto de vista de seguridad puede funcionar, pero en algunos casos puede generar ansiedad», ha expresado.

También ha explicado que «si no se aprecia riesgo de nivel inmediato en la víctima», se utilizan otras medidas de protección como escoltas, acompañamiento policial hasta el lugar de trabajo o llamadas diarias.

Preguntada por la medida que se está estudiando de avisar sobre los antecedentes a las nuevas parejas de los agresores, ha explicado que «se tiene que esclarecer si legalmente se puede, y Fiscalía ha dicho que en ciertos supuestos sí».

Asimismo, ha instado a seguir luchando para eliminar esta «lacra», y ha animado a las mujeres a denunciar, ya que ha dicho textualmente que la denuncia es un factor de protección.