Quantcast

Gorillaz conecta a Stevie Nicks y Bad Bunny en su nuevo disco

Damon Albarn no tiene demasiado miedo a experimentar. El artista inglés fundador de Blur y Gorillaz más de una vez ha demostrado que está dispuesto a romper con todo lo que ha hecho anteriormente para probar un nuevo sonido, trabajar con un colaborador que parece demasiado distinto a su estilo o bien simplemente con la idea de sorprender a sus oyentes. Esta dinámica parece mantenerse en el nuevo disco de su banda virtual que cuenta con colaboradores tan variados como Stevie Nicks de Fleetwood Mac o Bad Bunny. 

Es un nuevo giro sonoro para lo que siempre ha sido uno de los productos más interesantes de la cultura pop. Es que desde que irrumpieron en MTV con aquella ‘Clint Eastwood’ de 2001 Gorillaz ha sido conocida por su mezcla sin ningún tipo de filtro de sonidos que van desde el rock al hip hop, pasando por el funk, el punk y la electrónica. Visto así no es raro que tenga una lista tan ecléctica de colaboradores, después de todo en el pasado llego a colaborar con Mick Jones de The Clash, Ibrahim Ferrer del Buena Vista Social Club y Snoop Dogg.

GORILLAZ Y SU EXTRAÑA MEZCLA DE COLABORADORES

Aún para Gorillaz puede ser que la lista de participantes en ‘Cracker island’, el disco que sale en febrero del próximo año, sea demasiado ecléctica. Es que además de Nicks y Bad Bunny se incluyen nombres como el rapero Thundercat, el africano Adeleye Omotayo, la psicodelia de Tame Impala o al siempre extraño Beck, que se ha vuelto uno de los colaboradores más frecuentes de Albarn.

A pesar de todo lo normal es pensar que conseguirán darle forma a una lista tan dispar. Ya lo hicieron con el todos contra todos de su disco de 2017, ‘Humanz’ y con el más reciente ‘Song Machine’ de 2020, dos discos que presumen justamente de estar bastante cargados de colaboraciones. Evidentemente, hay que esperar, pero no es un disparate pensar que el oído del inglés pueda darle forma a esta extraña lista de nombres. 

UN GRUPO EN CONSTANTE TRANSFORMACIÓN

Para la banda virtual de Albarn transformarse parece ser una parte normal de su día a día. Es que en el fondo esta insistencia en evolucionar parece ser más parte de su identidad que cualquiera de los géneros que han trabajado a lo largo de su carrera. Mientras que Blur, el otro grupo del inglés, mantiene y mima los sonidos del Britpop Gorillaz se ha mostrado siempre como su excusa para experimentar.

Los sencillos iniciales han mostrado que mantienen el patrón. Desde el caos controlado de ‘New gold’ hasta las invenciones indie de ‘Skinny Monkey’ la calida ha sido de momento el único hilo conductor. Solo quedan un par de meses para saber si esta tendencia se mantendrá con el lanzamiento del disco completo. 

UNA VEZ PONE EL OJO EN LATINOAMÉRICA

Lo cierto es que la presencia de Bad Bunny es otra prueba del interés cada vez mayor de Albarn en el continente latinoamericano. Además de Ibrahim ya lo había mostrado al sumar a la colombiana Kali Uchis en la canción ‘She’s My Collar’ y hace poco reversionó en vivo ‘Clint Eastwood’, el primer sencillo del grupo, junto al argentino Trueno, en una presentación que fue bastante aplaudida por los presentes y por las redes sociales.

Además, recientemente se tomó el tiempo de expresar su cariño por este continente en el tema ‘Tower of Montevideo’ de su disco solista de 2021, ‘The Nearer The Fountain, More Pure The Stream Flows’. Lo que quiere decir que tiene un ojo puesto en lo que ocurre musicalmente por aquellos lados. Es que pareciera que siempre está montado sobre la ola de lo que está pasando y en 2022 parece complicado ignorar al mundo de la música latina.