Entrevista a Fredi Mosteirin, el kickboxing en Lugo

Nos desplazamos a Galicia para entrevistar a un entrenador de Kickboxing y artes marciales mixtas que ha puesto de moda el Kickboxing en su ciudad con más de 120 alumnos en un solo año y que ha logrado que sus alumnos con tan solo unos meses desde que comenzaron consigan más de 50 medallas este año, 14 de ellas de oro. 

Buenos días, antes de nada, pregunta obligada, ¿cuándo comenzaste en el deporte?

Buenos días, pues habrá que remontarse más de tres décadas. Desde que tengo uso de razón, ya me recuerdo con un balón en la mano, de aquellas no había PlayStation y los chavales estábamos todo el día en la calle jugando, me apuntaba a todos los deportes extraescolares y pasaba el día practicando deporte. 

¿Qué tal académicamente en aquella época?

Pues la verdad es que siempre saque sobresaliente en educación física durante toda mi vida.

¿Y el resto de asignaturas?

Pasopalabra. 

Entiendo…

Bueno he de confesar que nunca fui buen estudiante, solo aprobaba las materias que me gustaban como informática o económica, en el resto me aburrida soberanamente. Pero he de reconocer que pese a ello tengo una gran base general gracias al centro donde estudie. 

¿Y cómo llevas ahora lo de ser tú el profesor?

Ahora entiendo a mis ex profesores (sonrisa), la verdad es que es algo maravilloso, pero super cansado a la vez, una cosa es entrenar y ser jugador y otra muy distinta estar del otro lado. Al principio desde fuera parece muy guay esto de ser entrenador o maestro de artes marciales, pero la verdad es que es un trabajo muy muy duro, que conlleva una gran responsabilidad y cansancio. Una cosa es entrenar y otra enseñar, la segunda es obligada, pasa a ser tu trabajo y es una obligación. Menos mal que en mi caso, es mi pasión, porque si no sería muy difícil llevar tantas horas de entrenamientos al día, a veces es agotador. 

Fred2

Pero para ser entrenador personal y maestro de artes marciales, ¿hablas tenido que estudiar?, ¿cómo lo has llevado?

Pues a veces mal, pero bien. Me explico: yo creo que la experiencia es un grado y después de pasar décadas entrenando en diferentes disciplinas y siempre haciendo deporte se te hace raro hacer una diplomatura o un master donde un chico de 20 años te enseña a calentar antes de un entrenamiento, cuando la verdad es que el instructor no había nacido y yo ya estaba entrenando y calentando durante todos los días de lunes a domingo en competiciones oficiales. Así que a veces es volver sobre lo mismo y algunas materias son muy aburridas, pero entiendo que hay gente que estudia educación física o para ser entrenador de alguna disciplina, sin haber sido jugador o con una experiencia mínima, entiendo que ellos tengan que pasar por todo ese proceso, pero en ni caso, tener demostrar que se calentar o realizar un ejercicio cuando llevo más de 35 años haciéndolos, pues a veces me costaba y me cuesta, más que nada por pereza.

Salvando las comparaciones, es como darle una clase de cómo se calienta y se corre por la banda a un jugador profesional, para que se saque el título de entrenador. Claro, imagínate un jugador de primera división, mirando para el instructor que le está diciendo como se calienta antes de un partido, cuando el lleva calentando todos los días de su vida desde hace años a nivel profesional, pero es algo que tiene que ser así… 

¿Entonces dirías que no merece la pena estudiar? 

No digo es, todo lo contrario, yo aprendo cada día cosas nuevas y sigo con mi formación en todos los aspectos, como entrenador deportivo, como técnico en nutrición y como maestro de disciplinas marciales y deportes de contacto. Solo que como cuando estudiaba de pequeño hay materias o asignaturas que se me hacen aburridas, pero porque tengo la gran suerte de llevar toda mi vida haciendo deporte y eso como dije antes, eso es un grado.

Ahora mismo tu escuela de artes marciales, más concretamente el Kickboxing está haciendo furor en Lugo con más de 110 alumnos en menos de un año ¿te esperabas ese éxito?

Para nada, cuando abrir el centro deportivo, estaba asustado porque siempre me había dedicado profesionalmente a otras cosas, quizás por herencia familiar, pero no sabía cómo seria el salto de jugador a entrenador y la verdad es que no pudo ser mejor en todos los aspectos. En cuanto al Kickboxing y las artes marciales, si es verdad que tengo una forma peculiar de entrenar basada en la técnica y no en el contacto y quizá esa es una de las claves de que tanta gente se anime a probarlo.

Entrevista A Fredi Mosteirin 1

¿Y cuáles son las otras claves?

Secreto total, (sonrisa), pues la verdad supongo que el feeling con los alumnos y el transmitir todo con pasión y cariño, al final cuando alguien hace algo con todo el cariño la gente lo ve y se contagia de esa pasión, por lo que supongo que es la suma de varios factores. 

Como es su relación con las instituciones, por ejemplo, ¿con la federación de Kickboxing y Muay Thai?

Pues la verdad, es que no podría ser mejor. Tenemos una suerte inusitada con el presidente que hay hoy en la federación, yo no tenía el placer de conocerlo, porque llevaba años desvinculado de la actividad federativa de Full Contact, que es la disciplina en la que yo comencé con 14 años, pero he de reconocer que es una suerte tener a alguien como Cipriano Gomes como dirigente de la federación, es un hombre cercano y que, como yo, va de cara y eso no abunda. Ha cambiado todo y para bien en todos los aspectos y cuenta con mi respeto y admiración. 

¿Por qué dices que ha cambiado todo?

Ufff, cuando yo practicaba Full Contact de competición las cosas eran de otra manera, los grados de los cinturones te los daban con una palmada en la espalda el sensei en un entrenamiento cuando apreciaba que tu nivel había subido, las licencias, las competiciones, todo ha cambiado, ahora buscan la excelencia deportiva y creo que lo han conseguido. Tienen departamento de arbitraje, de formación, de tecnificación, etc. Tienen una formación contante de arbitraje, entrenadores, técnicos y auxiliares, ellos ahora buscan la excelencia y consiguen que el Kickboxing Gallego este muy reconocido a nivel nacional e internacional, precisamente por la disciplina y rigor con la que se gestiona.

Clase Con Fredi Mosteirin

¿Por qué dices que es una suerte tener al presidente actual?

Creo firmemente en que es una suerte disponer de un hombre como Cipri en la federación y se de lo que hablo, he conocido muchas federaciones de diferentes deportes y he visto lo que se cuece en muchas de ellas, cuando tienes la suerte de tener a una profesional como él al frente, solo puedes agradecerlo. Él vive por y para el kickboxing y esa pasión es lo que hace que las cosas funcionen, porque debe de ser muy duro dirigir una federación y luchar todos los días por el bien de tu deporte. Y como dije antes con lo de ser entrenador, o te gusta o sino jamás harás un buen trabajo. El presidente que tenemos ha sido un luchador excepcional de los mejores que ha visto España y el mundo de nuestro deporte a nivel mundial, es un gran gestor y encima está involucrado a más no poder, las cosas tienen que ir bien a narices. Ha cambiado todo mucho desde los 90 y ahora lo que te puedo decir es que es, si no la más, de las federaciones más profesionales que he visto en mi vida deportiva. 

¿Entonces en que ha cambiado realmente en la federación? 

Todo (sonrisa). No digo que antes se hicieran las cosas mal, todo lo contrario, simplemente es que ahora hay muchísimo trabajo detrás, yo tengo llegado a una federación en la que cuando llegabas a un 3 piso sin ascensor para tramitar las licencias de ese deporte (que no tiene nada que ver con el Kickboxing) te recibía un señor, el día que iba, porque pasaban de todo y te sacaba unas carpetas que la mitad de las veces ni las encontraba, donde apuntaba a mano los nombres y pegaba con pegamento la foto al expediente, imagínate..

Ahora cuando homologue mi carrera deportiva, actualice mis grados y comencé la formación con la federación gallega de Kickboxing, alucine, porque parecía que en vez de dar clases de Kickboxing me estaba preparando para entrar en el COI. Tienen una estructura muy currada, con Ruben Batan el director técnico, haciendo una labor brutal, echando horas y horas en planificar todo y preocupados en todo momento de tener todo al día en todos los aspectos. Claro, imaginate yo tengo que tramitar por ordenador cada licencia, este año he metido 110 licencias, con sus fotografías y datos y abonar las licencias e imprimirlas e imprimir copias que tengo en un dossier en mi despacho con todas ellas impresas y me lleva horas. No quiero imaginar lo que le lleva a ellos cuando tienen que gestionar decenas de clubes deportivos, competiciones, formaciones y demás, es digno de alabar la preocupación y rigor con la que se trabaja ahora en la federación, obviamente pueden contar conmigo para lo que necesiten porque con gente involucrada todo es más fácil. 

Tienes ya grados y titulaciones nacionales e internacionales que te acreditan como profesional, entonces pese a que no te gusta estudiar ¿quieres seguirte formando?

Por supuesto, creo que la vida es un constante aprendizaje y siempre hay que continuar aprendiendo cosas nuevas, aunque si tengo digo la verdad es que como los trofeos cuando competía y compito, no es algo que preocupe. No sé si seguiré aumentando grados o no, al igual que tengo en casa cajas y cajas con trofeos, medallas y copas guardadas en un trastero y que no se ni dónde ponerlas. Al final, son reconocimientos y una historia de esfuerzo pero que creo que no definen al deportista, ganar no siempre es lo importante 

¿Por qué dices eso?

Porque se ha perdido ahora la esencia del verdadero deporte, quizá tengo tanto éxito como maestro porque enseño a perder demás de a ganar. Ganar sabe ganar casi cualquiera, otra cosa es gestionar el éxito que viene después en algunos casos, pero vamos a ser sinceros, ¿cuántas veces ganas y cuantas pierdes? Absolutamente todos los jugadores del mundo pierden infinitamente más veces de las que ganan, incluidos Rafa Nadal o Jordan. Hay que aprender a gestionar que es muy posible que pierdas o quedes segundo o último en una competición y que no pasa nada… Lo importante es haber dado lo mejor de ti y disfrutar de la experiencia. Creo firmemente en que el deporte nunca pierdes, o ganas o aprendes. 

¿Entonces la competición no es importante?

Por supuesto que lo es, es la esencia del deporte, pero tenemos que darle la importancia que se merece. Es una consecuencia del esfuerzo y sufrimiento de llegar a ese nivel, pero no la esencia, sino una consecuencia de haber hecho las cosas bien. Por ejemplo… Hay grandes entrenadores que nunca han hecho nada importante en sus disciplinas y como entrenadores son los mejores del mundo. Algo que espero que me pase a mí, por ejemplo.

Fredi Mosteirin

¿Por qué dices que te pase a ti?

Yo por ejemplo en Kickboxing no competí de manera muy activa, por circunstancias y eso no hace que pueda ser mal entrenador, y viceversa, hay luchadores que han dio campeones muchas veces en su carrera y son unos entrenadores nefastos 

¿Por qué no competiste de manera activa en Kickboxing? 

Pues fue una mezcla de factores, el primero es que no había kickboxing como tal, era Full Contact, que con los años se unirían todos dentro de lo que es ahora la federación de Kickboxing y Muay Thai. Pero dentro del Full Contact, que para que lo entiendas, es lo mismo que el Kickboxing, había solo dos modalidades, no como ahora que hay tropecientas. De aquellas se hacía Light Contact y Full Contact, obviamente una modalidad con contacto moderado y otra con contacto total, a mí por mi edad, solo me dejaban pelear en Light Contact y exhibiciones. De aquellas iba a exhibiciones y me encantaba competir, date cuenta de que hacía varios deportes a la vez y todos de competición, pero con el Full Contact la experiencia fue agridulce, participe en el campeonato gallego absoluto una vez y me descalificaron. 

¿Qué paso?

Mi mal carácter de aquel entonces paso, eso fue lo que paso (sonrisa). Me acuerdo que salí al primer combate y en la primera acción hice una patada que me encanta, precisamente con la que cree mi logotipo, me encanta esa patada… Pero tuve la mala suerte de resbalar en el tatami y me caí, creo que estaba mojado el suelo de sudor, porque yo no note el contacto del rival para nada, ósea que me caí yo solo, no fue que me tirara el rival. Me acuerdo que el árbitro levantó el banderín hacia mi competidor otorgándole el puño y en ese momento me enfurecí por la decisión injusta del árbitro, acto seguido volvió a mandar «fight» y el siguiente movimiento mío fue lanzar un jab directo a la cara del rival con bastante potencia, obviamente era un campeonato de light contact y el árbitro al ver que el otro competidor comenzó a sangrar me echaron. Bueno me echaron a mí, a mi entrenador Oscar Iglesias, a mi padre, a mi madre y a más personas. Sinceramente tampoco le di tan fuerte, pero eso fue lo que paso. 

Como por mi edad no participaba en la modalidad de Full Contact, seguí en exhibiciones hasta que me canse y no quise esperar a tener los 18 para seguir compitiendo ya en Ring, así que lo deje competitivamente. 

¿Eres un deportista con mucho carácter?

Lo era, mucho más que ahora, los años me han ablandado (sonrisa). No es malo tener carácter solo que hay que saber gestionarlo, pero si, de pequeño tenía demasiado carácter y ese fue el peor defecto que tuve, estoy totalmente seguro de ello. Con los años vas aprendiendo y madurando y ahora soy absolutamente todo lo contrario de lo que un día fui como jugador. 

¿Te arrepientes?

En absoluto, como jugador o luchador, ese día aprendí muchas cosas y una de ellas fue no perder el control de la situación por ira. Agradezco todas las acciones que pasaron y que me pasan en mi carrera deportiva, porque son las que me han hecho llegar a donde estoy y poder transmitir a mis alumnos todas ellas, para que no cometan los errores que yo cometí y comentan todos los aciertos que tuve. 

Entonces lo que vienes a decir es que no hace falta ser un campeón en una disciplina para ser un entrenador brillante

Correcto, el ser campeón de España o ganar muchos títulos de un deporte no te hacen ser buen entrenador, a lo mejor eres un manta entrenando y viceversa, un jugador que no haya ganado título y campeonatos puede convertirse en el mejor entrenador del mundo. Por ejemplo, en el mundo del fútbol Rafa Benitez o Jose Mourinho nunca han sido jugadores destacados de futbol y ¿te atreverías de decir que no son dos de los mejores entrenadores del mundo? Por el otro lado tienes a decenas de exjugadores que han sido leyendas del futbol y no han conseguido nada como entrenadores. Yo ahora digo siempre lo mismo, yo ya no tengo que pegar la high kick perfecta circular a la cara, pero tengo que saber transmitir la información y mis conocimientos para que mis alumnos la ejecuten correctamente, exactamente lo mismo que Ancelotti, él no tiene que salir al campo a correr, él tiene que enseñar a los que están en el campo, donde y como tienen que correr.

Fredi Mosteirin Con Alumna

Y ahora, ¿no has pensando en volver a competir?

¿Ahora? Que pereza (sonrisa), yo creo que ya hubo tiempo para eso y la verdad es que en esta disciplina en concreto creo que no, pero nunca digas de esta agua no beberé… ahora mismo estoy totalmente volcado en mi profesión, que es entrenar a mis chicos y chicas. Mi lugar ahora es estar fuera de las cuerdas y de transmitir a mis alumnos no solo los conocimientos, sino las vivencias y la pasión por este y todos los deportes. Es una etapa nueva, quizá incluso más maravillosa que la anterior, porque es una pasada ver crecer como deportistas a mis chicos/as. En otros deportes sigo federado y compitiendo y la verdad, siempre tengo hambre (sonrisa) 

¿Entonces cual dirías que es tu mayor logro deportivo?

Pues sinceramente creo que no ha llegado y creo que va a llegar de este lado nuevo de los terrenos de juego. Como te dije antes, los trofeos y galardones para mí no son lo importante y creo que lo más bonito de mi vida deportiva va a llegar de la mano de mis deportistas cuando alcancen logros y pueda acompañarlos y estar a su lado. 

Bueno para finalizar la entrevista, cuéntame ¿proyectos próximos?

Seguir trabajando, nada más. Con humildad y esfuerzo seguir dedicado a mis coachees y deportistas para que sigan avanzando, que el club deportivo que tenemos siga para adelante y lograr muchos más éxitos. Realmente es una pasada el estar a su lado y ver como vencen sus miedos y se hacen más grandes como deportistas y como personas. Para mí es todo un orgullo el poder formar parte de sus vidas.