Quantcast

Elon Musk inicia una guerra abierta contra Apple para desprestigiarla

Elon Musk, una de las personas más ricas del planeta, ha comenzado una guerra abierta contra Apple, una de las empresas más reconocidas del mundo. Todo comenzó este domingo pasado cuando el multimillonario tuiteó una serie de comentarios con el objetivo de acosar a la empresa tecnológica. El detonante que ha desencadenado esta situación es la retirada de publicidad de iPhone en Twitter.

Sin embargo, esto no es un hecho aislado ya que muchas otras empresas han comenzado a retirar su publicidad por el miedo de que los discursos de odio se asienten en la plataforma. Hay que recordar que Elon Musk dijo que era un fiel defensor de la libertad de expresión pero, ¿hasta qué punto?

Esto podría desencadenar una gran cantidad de comentarios racistas, xenófobos, homófobos etc. que harían que las marcas quedasen muy mal decidiendo publicar su publicidad en una plataforma que no condena los mensajes de odio.

Elon Musk despide al equipo comercial de Twitter

Elon Musk inicia una guerra abierta contra Apple para desprestigiarla

El magnate de la tecnología, por paradójico que parezca, ha decidido despedir a todo el equipo comercial por lo que ahora tiene graves problemas para poder hacer una campaña en condiciones. Sin embargo, no parece importarle demasiado ya que ha decidido cargar contra todo aquel que vaya en su contra. En esta ocasión, le ha tocado a Appel, pero podría haber ido contra cualquier otra compañía ya que no son pocas las que han decidido dejar Twitter.

Incluso se ha atrevido a lanzar mensajes bastante desafortunados como «Apple ha dejado prácticamente de hacer publicidad en Twitter. ¿Odian la libertad de expresión en Estados Unidos?». Elon Musk se protege amparándose en la libertad de expresión, pero parece obviar algo muy importante y es que la libertad de expresión no deben ser la pasarela para los mensajes de odio.

Podría ocurrir que la red social se convierta en una plataforma donde poder expresar comentarios racistas, antisemitas, xenófobos, machistas y de cualquier tipo que inciten a la violencia. Otra de las estrategias poco eficaces ha sido la de amenazar con decir los nombres de las empresas que han decidido irse para «avergonzarlas».

Está intentando por todos los medios poner a sus seguidores en contra de Apple lanzando una encuesta: «¿Debería publicar Apple todas las acciones de censura que ha tomado y que afectan a sus clientes?» La mayoría de los seguidores ha participado en la encuesta y ha ganado el sí.

Las amenazas de Elon Musk a Apple

Elon Musk no solo ha amenazado a Apple sino que ha realizado un ataque directo exponiendo un supuesto 30% de impuesto que cobra a los clientes cuando compran por la App Sote. Es entonces cuando indicó que tomaría el camino de la guerra si la empresa tecnológica seguía por ese camino.

En cuanto a Apple, no parece que les haya importado ya que ha estado todo este tiempo ignorando a Musk. Parece que el empresario no tiene mucho poder de convicción y está quedando mal a nivel internacional actuando como una persona poco madura.

Entre las propuestas que ha barajado Musk está la de realizar sus propios teléfonos si la empresa decide quitar los anuncios.

Elon Musk rompe sus promesas sobre la política de contenidos

Elon Musk inicia una guerra abierta contra Apple para desprestigiarla

Elon Musk había prometido que crearía un consejo de contenidos y que no tomaría ninguna decisión antes de conocer la opinión del consejo. Sin embargo, parece que no lo va a llevar a cabo y pone como excusa la falta de dinero que se ha generado al perder a gran parte de los anunciantes. La táctica que ha seguido desde entonces es la de presionar para intentar que vuelvan.

El multimillonario llegó a declarar en la red que permitiría los mensajes racistas y de odio siempre que no traspasasen unos límites legales. Está claro que a Musk no le importa si la gente emite comentario racistas sino no tener problemas con esos comentarios a nivel legal. Queda en claro que el sudafricano tiene unas inclinaciones supuestamente muy «liberales» tanto que no le importa si se hace daño a otras personas.

Elon Musk no utiliza la misma vara de medir en Estados Unidos y China

Elon Musk inicia una guerra abierta contra Apple para desprestigiarla

Una persona como Elon Musk, que debería de estar defendiendo esa supuesta «libertad de expresión» en todos los países en los que estará presente Twitter, no ha dicho ninguna palabra al respecto en China donde la libertad de expresión está más que amenazada. De momento, parece que todas sus palabras van referidas a Estados Unidos. Parece mucha coincidencia que justo China sea un país fundamental para sus coches eléctricos Tesla.

Por el momento, ha decidido rehabilitar la cuenta del expresidente Donald Trump y ha decidido declarar una amnistía general a todas aquellas cuentas que estaban suspendidas. Otra de las cuestiones que está asustando a los anunciantes es la suplantación de personalidad y de empresas a cargo de impostores a los que Elon Musk les ha dado la marca de certificación.