Quantcast

El bofetón de Azcón a Feijóo deja en evidencia que los barones del PP van por libre

Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza, no tuvo reparo en desmentir al presidente de su partido por medio de un tuit que ha incendiado las redes internas del PP. Alberto Núñez Feijóo recibió ayer una sonora bofetada del presidente del Partido Popular de Aragón y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón: “Una cosa es que Feijóo tenga una opinión y otra que la opinión definitiva sea la mía”. Así contestaba el líder autonómico, ya un barón más del PP, a las declaraciones que una hora antes hacía el presidente del PP. En ellas aventuraba que el candidato a disputar la presidencia de Aragón a Lambán sería Azcón. Desde ese momentos los grupos de whatsapp del PP se incendiaron como en los momento más delicados de Pablo Casado, según informa hoy MONCLOA.COM.

Esta desautorización pública se ratificaba asegurando que “Feijóo ha expresado su opinión, y es muy libre de hacerlo, pero las decisiones que afectan a Aragón se van a tomar en Aragón y en los plazos que estaban establecidos. Las decisiones de Feijóo no son las decisiones definitivas”

En las filas populares corrió rápidamente este cruce de mensajes. Las fuentes consultadas aseguran que existe una gran preocupación en el entorno casi hermético del líder gallego. Aragón se suma a Madrid en la rebelión y constata su total independencia de Génova 13. Esto, unido a que en Andalucía tampoco tienen nada que decir tras la histórica mayoría absoluta de Juanma Moreno, hace temblar a los comparten despacho en la séptima planta de la sede del PP.

LA ÚLTIMA ENCUESTA ASEGURA QUE LAMBÁN REPETIRÁ EN ARAGÓN

El declive en las encuestas nacionales que dan por neutralizado el efecto Feijóo al contemplar un empate técnico entre el bloque de investidura de Sánchez y la suma de PP más Vox, se le añade las encuestas no muy esperanzadoras en el resto de territorios.

Así, la última encuesta realizada por Sigma Dos daba de nuevo el gobierno de Aragón al socialista Lambán mientras que mantenía la alcaldía para los populares si Azcón se volvía a presentar. La suma de PP y Vox no se acercaría ni remotamente a los 34 diputados que marcan la mayoría absoluta para gobernar en las Cortes de Aragón. El PP se auparía como primera fuerza política con 22 diputados, mientras que la formación de Abascal se conformaría con 7. El resto de los partidos políticos con representación nunca pactarían un gobierno con Vox por lo que los 29 diputados del centro derecha se quedarían en la oposición cuatro años más.

Sin embargo, este panorama desalentador no se confirma en la capital autonómica. Las encuestas arrojan que la labor de Azcón al frente de Zaragoza es muy valorada por los ciudadanos y podría reeditar la mayoría. Conseguiría para su partido un total de 14 concejales, absorbiendo íntegramente a los 6 de ciudadanos de la presente legislatura. Vox mantendría sus 2 ediles y, juntos, llegarían a los 16 representantes necesarios para mantener el bastón de mando.

Con este panorama se entiende mejor la revuelta de Azcón que se niega a perder la alcaldía de Zaragoza para convertirse en un mero portavoz de oposición en las Cortes de Aragón. Perdería su baronía y sería intrascendente para el futuro del Partido Popular.

LOS PROBLEMAS DE FEIJÓO PARA CONTROLAR EL PARTIDO

En el entorno de vario presidentes autonómicos consultados por MONCLOA.COM se asegura que Feijóo no controla el partido. Esta inmerso en una carrera que, de no culminar en la Moncloa, será frenada al día siguiente. Los barones recuerdan el akelarre que se organizó para desplazar a Pablo Casado y aseguran que probablemente se organizaría el mismo comité de presidentes autonómicos para exigirle la renuncia. Y entonces empezaría la guerra entre Ayuso y Juanma Moreno por pilotar los restos del PP.

Las mismas fuentes aseguran que también que se está formando una tercera vía que uniera a todos. Ni el acercamiento a postulados de Vox de Ayuso, ni la centralidad total de Moreno. Habrá que ver en los próximos meses los movimientos de cada uno de los barones y de quien salga fortalecido en las elecciones autonómicas (y municipales) de mayo.