Quantcast

La Audiencia de Madrid da la razón a Fernández Díaz y paraliza la rogatoria de Andorra por la Operación Cataluña

La Audiencia Provincial de Madrid ha dado la razón al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y ha avisado al Juzgado de Instrucción Número 32 que debe admitir el recurso en el que pedía la paralización de la comisión rogatoria de Andorra relativa a la querella de la ‘Operación Cataluña’ en la que figura como investigado, corrigiéndose a sí misma y anulando la decisión anterior en la que desestimó la petición del exmandatario.

En dos autos del pasado 18 de noviembre, los magistrados de la Sección Segunda han estimado el recurso de queja de Fernández Díaz y han dispuesto que se le tenga por personado en la comisión rogatoria del Principado que tramita el juzgado madrileño.

Además, han considerado pertinente que dicho juzgado admita el recurso de reforma que había presentado el abogado de Fernández Díaz, Jesús Mandri, en el que solicitaba la no tramitación de la comisión rogatoria.

Cabe recordar que la Audiencia Provincial de Madrid ha dado la razón en el mismo sentido al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y a su exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, todos ellos investigados por la conocida como ‘Operación Cataluña’.

La misma Sección había fallado anteriormente en sentido contrario -en los tres casos– al considerar que la pretensión de los tres exdirigentes había perdido fundamento al partirse del presupuesto fáctico de que la comisión rogatoria ya había sido devuelta a Andorra, algo que cuando se firmó la anterior resolución –el 5 de octubre– no se había hecho.

En aquella ocasión, los magistrados explicaron que, aunque creían que el juzgado debía haber admitido los escritos de todos ellos, no podían estimar sus recursos porque creían que la juez ya había enviado la respuesta al Principado. Ahora, la Audiencia de Madrid –en defensa de la tutela judicial efectiva– ha declarado la nulidad de su primer auto.

SIN NOTICIAS DE LA COMISIÓN ROGATORIA

Según han explicado, ahora saben que al menos el pasado 20 de octubre la comisión rogatoria se hallaba todavía en dependencias del Ministerio de Justicia, «puesto que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM suspendió la devolución acordada». Eso sí, han asegurado que desconocen dónde está ahora.

«Ignoramos por tanto cuál sea la situación actual de la comisión rogatoria en su largo y, al parecer, proceloso recorrido entre el Juzgado de Instrucción de Madrid y el Juzgado de Andorra, vía Ministerio de Justicia, siendo así que en la era de la sociedad de información no había llegado a su destino en los tres meses transcurridos desde que se devolvió», han precisado.

Con todo, han considerado que Fernández Díaz tenía razón y que lo pertinente es que el juzgado madrileño en el que se tramita la comisión rogatoria admita el recurso que presentó el exministro para pedir su personación en el procedimiento.

EL CASO EN ANDORRA

La Justicia del Principado investiga a Rajoy, a Fernández Díaz y Montoro por presuntos delitos de coacciones, amenazas, chantaje, extorsión, coacciones a órganos constitucionales y creación de documento falso por su supuesta relación con los intentos de conocer «mediante vías ilegales» información bancaria secreta de los expresidentes de la Generalitat Jordi Pujol y Artur Mas, así como del exvicepresidente Oriol Junqueras.

En concreto, los hechos denunciados en las querellas están relacionados con presuntas extorsiones, coacciones y chantaje desde 2014 por parte de agentes de la Policía Nacional a responsables de la Banca Privada d’Andorra (BPA) para conocer «mediante vías ilegales» una información bancaria secreta protegida por la legislación andorrana» de varios gobernantes de Cataluña y sus familiares, entre ellos Pujol, Mas y Junqueras.

Las defensas de Rajoy, de Fernández Díaz y de Montoro alegaron que vieron vulnerados sus derechos porque el Juzgado de Instrucción 32 de Madrid, al dar trámite a la citada rogatoria, no realizó el «previo control de legalidad de conformidad con la legislación nacional y convencional en materia de cooperación internacional».